Padre Fausto Pucha, nuevo director de Cáritas

El Obispo Mons. Walter Heras nombró como nuevo director de Cáritas Diocesana al padre Fausto Efraín Pucha, que releva en el cargo al padre Enry Armijos, después de seis años como responsable de la institución.

La toma de posesión oficial del cargo se dio ayer en la capilla de la Curia Diocesana ante la presencia de los colaboradores de la entidad.

El padre Fausto realizó sus estudios en Teología y Bioética por algunos años en el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, institución universitaria católica con sede en Roma y Psicología Educativa en la Universidad Técnica Particular de Loja. Ha empezado la dirección de Cáritas, con mucha ilusión y grandes desafíos.

“Desde que se supo de los cambios, el pasado 17 de septiembre, evidentemente tuve que asumir compromisos y ha sido un tiempo para seguir conociendo la dinámica propia al interno y externo de Cáritas”, sostuvo el sacerdote quien en estos 19 días laborables, ha tenido varias reuniones con su personal. “Tenemos un equipo que lleva algunos años de experiencia y eso hace que sea un poco más fácil la labor de cualquier director que asuma esta responsabilidad, continuar con los proyectos y el ejercicio pastoral de ésta área”.

El presbítero oriundo de Chantaco, ha estado siempre vinculado en el área de la salud. Antes de su nombramiento, en el 2011 colaboró como Capellán en el Hospital Isidro Ayora y fue electo como Delegado Diocesano de la Pastoral de Salud en el 2012 hasta el 2015. Su experiencia fortalecerá esta dependencia que desde el 2019 se incorporó a Cáritas, “nos aventaja que el área de la salud este en esta pastoral, para reactivar algunas cosas donde esté presente esa visión de la caridad de la Iglesia con los más necesitados, especialmente de quienes padecen y sufren… es ahí donde tenemos que hacernos presentes como una mano amiga, cercana, con una palabra de aliento tanto al paciente como a los familiares. Trabajaremos con voluntarios, equipo de médicos en atención a los más vulnerables”, enfatizó.

Asimismo, se refirió a continuar con algunas iniciativas existentes que han dado paso para avanzar en los fines de Cáritas, como el estar pendiente de los más necesitados en este tiempo de pandemia, lo que significa permanecer en la labor social de entrega de alimentos y asumir compromisos importantes para el cuidado de la casa común.
Ordenado sacerdote el 17 de febrero de 2008, su labor pastoral también la ha cumplido como párroco en la Catedral de Azogues-Cañar, en las parroquias de El Cisne y San Jacinto de Alamor como Vicario Cooperador.