¿Sentencia justa? Caso expresidente Jamil Mahuad

El miércoles 14 de octubre el lojano y expresidente del Ecuador, Jamil Mahuad fue ratificado a ocho años de prisión por parte de la Corte Nacional de Justicia.

Fue procesado por peculado existente en la malversación de fondos públicos, a partir de la firma del decreto 685 donde se dio la reprogramación de los depósitos del sistema financiero privado.

Mahuad es recordado como el presidente que decretó el feriado bancario y dolarizó la economía del país, frente a una crisis económica surgida a raíz del mal manejo financiero de la banca privada, a la cual se debió inyectar cuantiosas cantidades de dinero para “evitar su quiebre”. Así lo expresa un docente lojano, quien ve a Jamil Mahuad como un mandatario “utilizado” por un sistema de corrupción financiero enriquecido a partir de la crisis económica germinada en la banca privada. Crisis que produjo el fenómeno migratorio, suicidios, entre otras calamidades sociales.

En consecuencia, el doctor en economía Diego García, relata que Mahuad tomó sus decisiones en un contexto de crisis social, política y económica, sobre todo de un debilitamiento financiero. García comenta que al expresidente hoy lo juzgan por peculado. Es decir, que el expresidente tomó una decisión a favor de la banca. El economista sostiene que “el expresidente tomó una decisión de política económica muy difícil, que la tuvo que ejecutar porque él era el presidente y estaba maniatado a la autonomía que tenía el Banco Central”.

En sí, el Mahuad tomó una decisión de política económica, la cual afectó a muchos y benefició a la banca, pero que “en cierta medida era necesaria”.

Por su parte Diego Cabrera, economista, considera que Mahuad en su tiempo tomó una decisión de política económica muy fuerte, bastante antipopular pero correcta para la economía. Hecho que nos hizo menos competitivos en mercados de la región, pero con una moneda más fuerte.

En cuanto a la sentencia, los jueces en la audiencia realizada en junio de este año declararon como improcedente al recurso de casación gestionado por sus abogados, quienes argumentan que este proceso tiene consigo fines políticos.
A su vez, Lenin Padilla del estudio jurídico Romero y Asociados, dice que luego de 21 años se retoma este caso generado por la denuncia presentada en el mes de mayo por los diputados Víctor Granda y Napoleón Gómez. En 2017 se redujo la pena de 12 a 8 años

Padilla explica que al procesado le quedan las salidas jurídicas de ampliación y aclaración de la sentencia y acudir a cortes internacionales. El abogado entrevistado por Crónica afirma que, aquella sentencia, no es acorde al delito cometido porque se causó un daño social muy fuerte. Se destruyeron muchas familias, aparecieron gran cantidad de suicidios y el fenómeno de la emigración.

A pesar de ello, dentro del campo económico la decisión era una salida económica viable pero que realizaba un daño a los más pobres del Ecuador, mientras los poderes económicos como la banca salieron ganando.(I).(FTS).

Narra un periodista lojano que la decisión de inyectar dinero público a Filanbanco la tomó cuando visitaba Loja, después de regresar inspeccionando el proyecto de Riego Zapotillo.
Mahuad, al llegar, en lugar de ingresar a donde lo esperaba el público, subió al siguiente piso. Allí de urgencia optó, desgraciadamente para los ecuatorianos, inyectar dinero público para “salvar a Filanbanco”, decisión que la tomó con la ministra de Finanzas, Ana Lucía Armijos. Recuerda el periodista que si Mahuad hubiera entregado dinero público a esa institución particular, el panorama hubiese sido diferente. Después se dijo que Filanbanco había apoyado económicamente porque los Isaías, dueños de ese banco, habían -apoyado económicamente- a la campaña de elección del presidente. Los Isaías nunca pagaron a los depositantes del banco y mandaron esos recursos al exterior. Estos banqueros viven actualmente en Estados Unidos y después de 20 años no los han podido extraditar.