El turismo hacia el espacio sideral

En julio del presente año se iniciaron los vuelos turísticos espaciales por dos empresas, una del Reino Unido Virgin Galactic y la otra de los Estados Unidos de Norteamérica Blue Origin, en los que viajaron algunos magnates de países norteamericanos y europeos que estaban en posibilidades de pagar el costo de ese viaje cuya duración promedio es de 11 minutos.

El anhelo de la humanidad desde hace siglos ha sido conocer los misterios del espacio extraterrestre con los trabajos y conclusiones de los astrólogos de la época con la utilización de telescopios que en la actualidad se instalan en muchos países en los observatorios astronómicos y dan informes frecuentes.

En la era moderna y con el desarrollo tecnológico y científico de la URSS, se realizó el primer viaje espacial con la perrita Laika en 1957 y posteriormente tripulado por el legendario Yuri Gagarin en 1961, tarea que continua hasta la actualidad y que incentivó a Norteamérica y países europeos para que compitan en el estudio de la investigación sideral tanto con satélites que llegan a todos los planetas del sistema solar como con estaciones tripuladas en acuerdos conjuntos de los países altamente desarrollados; en 1969 el astronauta norteamericano Neil Armstrong llegó a la luna, nuestro satélite, motivo de ensoñación para la juventud, los poetas y compositores del arte musical, lo que como es obvio con la llegada del astronauta que nos informó sobre la realidad de la luna que desentrañaba los secretos que se creía encerraba en sus cuatro estaciones.

Posiblemente para el futuro que podrán disfrutarlo algunas generaciones actuales y las posteriores se realizaran no solamente paseos de turismo sino también para habitarlos programados por los científicos, así el viaje de la primera mujer a Marte en el año 2030, lo que abrirá una nueva etapa para la investigación universal; al efecto se debe destacar que profesionales de alto nivel en la Arquitectura diseñan las nuevas viviendas que se utilizarían y que posiblemente sirvan cuando se programe habitarlo masivamente.

Entonces este primer paso del turismo espacial tiene como objetivo el desplazamiento de una parte de la humanidad a ese planeta u otros, seguramente porque habitar en el nuestro se está volviendo muy desastroso con los embates de la naturaleza que están destrozando su estructura física con inundaciones, ciclones de aire, tormentas de arena, incendios forestales, etc. originados por el cambio climático que esteriliza la tierra, produce sequias y diezma las poblaciones así como la fauna marítima y la flora por exceso de frío o calor en muchas localidades del viejo y nuevo mundo incluido el nuestro.

Algo de lo anotado estamos viviendo, con problemas agudizados por la indetenible pandemia del virus COVID-19, que obliga a los países a invertir cuantiosas sumas de dinero en vacunas lo que se complica más por el contagio de las diversas variantes que van apareciendo en algunos países y lo han contagiado al nuestro interrumpiendo la reactivación económica tan necesaria después del largo periodo de enclaustramiento.

Esperemos que los problemas que confrontamos se superen exitosamente y podamos disfrutar como en el pasado de plena libertad para nuestras actividades lo que debe manejarse por el Gobierno Nacional con mucho tino y armonía.