Ojo al piojo!

Calumniar a las personas

no es un chiste don Amable,

es un hecho deleznable

que nos lleva a la “chirona”.

Calumniar no es poca cosa,

es un acto condenable

y de paso reprochable

por su forma escandalosa.

Denunciar sin un sustento

es meterse en un embrollo,

es hablar sin fundamento

sin saber cuál es el rollo.

Por lo dicho don Ventura

si no sabe la verdad

cierre el pico por piedad

o le pasan la factura.

Si del hecho tiene datos

objetivos, verdaderos

busque el medio más certero

y denúncielos al rato.

No se deje utilizar

por sus lindos amigotes

que lo empujar a pecar

y a causar el despelote.

Con la honra de la gente

no se juega don Hurtado

porque puede ser juzgado

y aprehendido fácilmente.

Si denuncia ha de saber

que tendrá que demostrarnos

lo que afirma y “enseñarnos”

todo cuanto habrá que ver.

Aunque diga todo el mundo

de que existe tal delito

no lo afirme don Galito

sin la pruebas en profundo.

Si se anima a denunciar

sobre tal o cual paisano

que es ladrón, que es un villano

lo tendrá que demostrar.

Si al final de tal proceso

se constata que mintió,

que las cosas inventó

no me llore… so travieso!

El derecho nos ampara

cuando somos mancillados,

insultados, calumniados

con malicia y mala cara.