Sobreviviente de la COVID-19 agradeció a los médicos

La pandemia COVID-19 llegó a cambiar la vida de las personas; y, los médicos tuvieron que luchar para salvar la mayor cantidad de pacientes de la muerte. Xavier Encarnación Ordóñez es uno de los sobrevivientes de la enfermedad y como gesto entregó placas de reconocimiento al personal de salud del Hospital Isidro Ayora.

Historia

El paciente estuvo internado 24 días en la casa de salud, una semana en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con pronóstico reservado y dos más en hospitalización bajo el proceso de recuperación.

Xavier Encarnación Ordóñez de 42 años de edad relató que el 07 de julio de 2020 ingresó por emergencia al hospital Isidro Ayora, ya que las dos últimas semanas había desarrollado algunos síntomas como fuertes resfríos por las noches, tos, gripe y problemas para respirar.

En la casa de salud los médicos con máquinas trataban de darle respiración, pero su condición no mejoró y una de las médicas tratantes le dijo textualmente: “Señor Encarnación tenemos que intubarlo; se vino el peor escenario a mi mente porque no resistiría aquel proceso y me negué. Esos pensamientos fueron los últimos hasta que volví del coma inducido, una acción médica que en lo personal es la muerte misma debido a que se pierde todos los sentidos”.

Agregó que “cuando desperté no sabía en qué lugar estaba y qué había sucedido. Un cierto día, tras salir de UCI, intenté ponerme de pies para ir al baño y caí al piso, tampoco podía controlar mis necesidades biológicas y me ensuciaba, pero el personal de salud me ayudó”.

Mejoría

Tras la recuperación, los médicos se sorprendieron que sus pulmones no estaban comprometidos luego del proceso de intubación.

En su casa, pudo haber muerto, ya que tuvo dos parocardiorespiratorios, pero sobrevivió.

Agradecimiento

Ahora cuenta su historia y agradece a los profesionales de la salud con una placa de agradecimiento por salvarle la vida.

Su madre Ana Ordóñez Ordóñez indicó que se siente agradecida con el personal de salud que aunaron esfuerzos para salvar la vida de su hijo durante casi un mes. “Fueron tiempos complicados porque estábamos inciertos sin saber que podía pasar, si iba a volver con la familia y a estar junto a su pequeña hija”.

Oswaldo Aguirre Valdivieso, gerente del Hospital General Isidro Ayora de Loja, expresó que las personas después de haber sentido la muerte, tienen una nueva oportunidad para que estén junto a su familia.

“El paciente en particular fue atendido con el profesionalismo en la casa de salud y él ha decidido entregarnos unas placas como agradecimiento, pero esto va más allá porque lo hace por todas las personas que superaron la enfermedad”.(I).