Piden se retome instalación de UPC en Terminal Terrestre

Usuarios y transportistas de la Terminal Terrestre de Loja piden se retome la atención permanente que brindaba la Unidad de Policía Comunitaria (UPC). En la actualidad, funcionan las oficinas de la Unidad de Control Operativa de Tránsito (UCOT).

A decir del jefe de la Terminal Terrestre de Loja, Vicente Herrera Herrera, varias son las gestiones y pedidos realizados a las autoridades para que se instale de forma permanente la UPC.

Este es un sitio de gran congestión, más de 10 mil personas se movilizan diariamente. Solo por la pandemia este número disminuyó, pero al retomarse la activación de la transportación y las actividades cotidianas, hay más congestión, refiere.

Pedidos

El funcionario, además, acota que se insiste a la Policía Nacional e incluso se remitió material audiovisual (videos), de algunos impasses suscitados en estas instalaciones al Gobernador de la provincia, para que se atienda el pedido.

En feriados, la situación es más compleja porque el número de usuarios incrementa de forma significativa. “Se realizan controles policiales, pero no son permanentes”, acota Herrera Herrera.

Situación

Quienes a diario se encuentran en la Terminal Terrestre, también tienen el mismo criterio. William Samuel Benavides, quien desde hace cinco años presta el servicio de taxi, precisa que es necesario la instalación de una UPC, para mejorar la seguridad. “Es un sitio peligroso porque llega y sale gente de diferentes partes”.

Darwin Mosquera Pardo, presidente de la Compañía EcoTaxi, precisa que la congestión en este sitio es significativa. “No solo para nosotros es conveniente contar con una UPC, sino por seguridad de los pasajeros que llegan en la noche”.

Intensificar

Algunos de los usuarios consideran que existe peligro, especialmente en la madrugada. En el puente peatonal para ingresar o salir de la Terminal, también es urgente que se brinde mayor seguridad. “Al acercase la noche, el sitio es oscuro y suelen existir personas desaprensivas dedicadas a delinquir”, precisa Mónica Paulina Morales, quien transita a diario por el lugar. (I)