Análisis macroeconómico del Ecuador

Paul Maldonado

La suspensión de las actividades productivas en el país debido a la pandemia del covid-19 afectó negativamente a la economía ecuatoriana. En el segundo trimestre de 2021 el Producto Interno Bruto (PIB) decreció en 12,8% con respecto a igual período de 2020, la mayor caída trimestral observada desde el 2000. Sin embargo, este decrecimiento experimentado por Ecuador fue menor al que sufrieron otros países de la región como Chile, Colombia, México, Argentina y Perú.

En el contexto de la pandemia, la caída del Producto Interno Bruto se explica por: a.- decrecimiento de la inversión (formación bruta de capital fijo); b.- disminución de las exportaciones de bienes y servicios; c.- reducción del gasto de consumo final de los hogares y, d.- contracción en el gasto de consumo final del gobierno general.

Además, las importaciones de bienes y servicios, que por su naturaleza disminuyen el PIB, fueron menores a las registradas en igual período del 2020. En el segundo trimestre de 2021 las exportaciones de bienes y servicios disminuyeron con respecto al segundo trimestre de 2020. Cabe destacar que, pese al impacto del covid-19 en el contexto internacional, algunos productos ecuatorianos tuvieron un desempeño positivo en sus ventas externas anuales como: camarón elaborado, banano, café y cacao. En cuanto a las importaciones, estas decrecieron.

Entre los productos que presentaron una mayor caída destacan: aceites refinados de petróleo, productos químicos básicos, maquinaria, equipo y aparatos eléctricos, y productos de metales comunes. El gasto de consumo de hogares presentó un decrecimiento con relación al año anterior. Incidieron la reducción de las importaciones de bienes de consumo y la disminución de las remesas recibidas. Los gastos de consumo que realiza el Gobierno General experimentaron una baja. Esto se debe, principalmente, a la disminución en remuneraciones. Esto se explica por la disminución interanual en el número total de empleados públicos. También hubo una reducción en la compra de bienes y servicios. El sector petrolero tuvo un decrecimiento interanual en su Valor Agregado Bruto (VAB) debido a una disminución en la extracción de petróleo crudo. Por otro lado, el VAB no petrolero bajó notablemente como resultado de la emergencia sanitaria. Las industrias más afectadas fueron: transporte, construcción, alojamiento y servicios de comida, enseñanza y servicios sociales y de salud entre otras. A diferencia de la mayor parte de las actividades económicas, la acuicultura y pesca registró una tasa de variación positiva con respecto al segundo trimestre de 2020, estimulado por una mayor demanda del mercado externo. La agricultura presentó un decrecimiento interanual en el segundo trimestre de 2021, hay productos que experimentaron un aumento, como el cultivo de banano y cacao. Sin embargo, estos resultados no compensaron la caída de cultivo de flores, cría de animales y silvicultura.

En términos interanuales, el VAB de suministros de electricidad y agua presentaron una tasa de variación negativa explicado por la caída en la producción hídrica. El VAB en los servicios financieros registró un decrecimiento en su tasa interanual, esto es principalmente por la disminución en las operaciones de crédito del sector financiero. El VAB de correos y telecomunicaciones disminuyó interanualmente. El VAB de comercio registró una variación negativa, comportamiento que se relaciona directamente con el desempeño de las demás industrias, las cuales se vieron afectadas por la emergencia sanitaria. El VAB de manufactura disminuyó. Sin embargo, es importante destacar las industrias manufactureras que tuvieron un desempeño positivo interanual, que en orden de importancia fueron: Procesamiento y conservación de camarón, Elaboración de productos de la molinería, panadería y fideos. Para 2022 se prevé un crecimiento preliminar que responde al impulso de la FBKF (Formación Bruta de Capital Fijo) por mayores inversiones en el sector petrolero y minero; exportaciones y gasto de consumo final de los hogares. A nivel de industrias, las mayores tasas de crecimiento provendrán de la refinación de petróleo; pesca excepto camarón; acuicultura y pesca de camarón; otros servicios y construcción. Cabe indicar que las previsiones de 2022 se revisarán hasta el mes de mayo, en función de la actualización de las proyecciones de los sectores real y externo de la economía ecuatoriana.