Este es el momento de las auténticas primarias electorales

César Correa

Ningún partido político está en condiciones de realizar las elecciones primarias obligatorias que dispone la ley para la selección de los candidatos con los cuales participará en los comicios de 2023. No tienen ni los recursos humanos ni materiales para efectuarlas; no tienen un padrón confiable ni la cantidad adecuado de afiliados para poder publicar los resultados. Las primarias vigiladas por el Consejo Nacional Electoral serán casi una pantomima, realizadas con la mayor discreción para que no se perciba la escasa asistencia de votantes y con resultados previamente conocidos.

¿Cuándo podrá participar el ciudadano común y corriente para que su opinión de alguna manera pese en la determinación de los ciudadanos que serán candidatizados? ¿Cuándo las llamadas «bases» de los partidos podrán conseguir imponer sus precandidatos? Pues en estos días, hasta carnaval, porque para marzo ya estará cocinado lo más fuerte y significativo de la lid, ya estará decidido qué ecuatorianos concurrirán a las urnas para disputar las prefecturas, las alcaldías y la mayor parte de las concejalías.

Todos los partidos están realizando consultas, conversaciones, negociaciones, alianzas, con las fichas que tienen disponibles, con sigilo y secretismo, apoyándose en los sondeos de opinión, realizados por empresas encuestadoras y también a través de las redes sociales. Las «bases» tienen acceso a las redes sociales y las tienen que aprovechar, para que después no estén llorando, porque las cúpulas no las han tomado en cuenta y las obligan a votar por personajes que nunca movieron un dedo para merecer la postulación.
Los sondeos servirán para descartar algunos nombres, los de aquellos que no tengan una intención de voto superior por lo menos al 10% de los consultados; en cambio pueden servir para colocar con buenas perspectivas a conciudadanos que hoy permanecen en el anonimato.

Las encuestas realizadas hasta este momento no gozan de confiabilidad, porque no han incluido en sus preguntas todos los nombres de los posibles aspirantes a las principales dignidades, de ahí que es posible que en los próximos días aparezca sorpresivamente algún «outsider», que deje en el camino a los ya considerados, pero que no despiertan entusiasmo en los cantones y provincia de Loja.

Para enriquecer el debate mencionaré nombres que me han sugerido compañeros pertenecientes a las «bases»: Dr. Edwin Jaramillo, Ing. Hugo Salcedo; Ing. Juan Carlos Torres; Dr. Nixon Granda. Me hubiera gustado incluir por lo menos una mujer, pero nadie me ha proporcionado un solo nombre.