El comportamiento y la naturaleza humana – V parte

Lcdo. Augusto Costa Zabaleta

En la ley de la falta de Dirección, decíamos que a diferencia de los animales, cuyos instintos los guían para superar el peligro, los seres humanos tenemos que depender de nuestras decisiones consientes, para nuestra trayectoria profesional y el manejo de inevitables reveses, ya que la falta de rumbo puede llevarnos a callejones sin salida; para evitar estas catástrofes debemos desarrollar un propósito, aprovechar la información de la vida para guiar nuestra decisiones, y con esa energía y dirección nuestras acciones tendrán una fuerza vital.

Continúa leyendo «El comportamiento y la naturaleza humana – V parte»

Mi búsqueda de un alcalde para Loja

César Correa

Como buen ciudadano desde hace más de un año vengo investigando con el objeto de encontrar alguien que pudiera ganar las elecciones para la Alcaldía de Loja y luego se desempeñara con solvencia. He solicitado información a centenares de conocidos que pudieran sugerir nombres para el efecto, para que la tendencia progresista pudiera participar en las siguientes elecciones con una propuesta de gran aceptación. Generalmente he recibido respuestas teóricas: que el candidato debe ser capaz, que debe ser honrado, que debe ser una cara nueva, que así, que asado, que cocinado, o que no debe tener tales o cuales características. Y la búsqueda sigue.

Continúa leyendo «Mi búsqueda de un alcalde para Loja»

La metáfora del bosque

Galo Guerrero-Jiménez

Si leer en voz alta a los niños es tan saludable porque escuchan una palabra nutrida, selecta, acompasada, estética y, ante todo, afectuosa, porque la escuchan, en especial de su madre, de su padre o de un familiar cercano que desde esa historia novelada, narrada o expresada poéticamente, llega a la entelequia y al corazón del infante que siente la empatía a través del tono cariñoso, amigable, selecto y direccionado, que capta no solo el tono de la voz sino las señales faciales y gestuales en general; cualidades que le ayudan al infante para afirmarse en la vida, en su entorno, a sentirse emocionalmente seguro y a ser competente para el desarrollo de la comunicación familiar y social.

Continúa leyendo «La metáfora del bosque»