Asistencia en lactancia materna, servicio que presta la Clínica San Agustín

Con el objetivo de elevar el estándar del cuidado y acompañamiento a las madres y sus bebés en el momento del nacimiento e inclusive previo a este, el Hospital Clínica San Agustín oferta a la ciudadanía el nuevo servicio: asistencia en lactancia materna.

Especialidad

Adriana Loayza Valarezo, especialista en lactancia materna, expresó que el nuevo servicio ayudará a que la lactancia se establezca de forma adecuada y se sostenga en el tiempo, por lo menos los primeros 6 meses desde que nace el niño.

Acompañarán a las madres desde la gestación si así lo desean, de tal manera que conozcan cómo prepararse para iniciar la lactancia, ya que existen mitos que duele al dar el pecho o la leche no es suficiente para el bebé, pero que con el acompañamiento se pueden solucionar los inconvenientes.

“Cuando las madres dan a luz, la primera hora de vida es primordial para lactar a sus hijos porque los bebés tienen una alta voluntad de engancharse al seno”.

La especialista expresó que, a veces los problemas vienen después, por lo que también el servicio va encaminado a estas madres con dificultades en la lactancia: dolor, sensación que no hay suficiente leche, bebé que no sube de peso, ingurgitaciones o mastitis, pero que pueden ser solucionados.   

Servicio      

En la casa de salud, el servicio iniciará desde el momento que la madre recibe a la criatura, allí la asistente de lactancia materna le ayudará a colocar al niño el pecho para que se alimente adecuadamente.

La especialista señaló que el servicio tiene un costo adicional al parto, sin embargo, los beneficios no tienen punto de comparación si en algún momento la mamá deja de dar seno a su hijo y debe comprar leche de fórmula. Recordó que en una cucharada de leche materna hay más de 2 millones de células vivas que aportan al sistema inmunológico del recién nacido, mientras que la de tarro es cero.(I).

Dato

La clínica proyecta la creación de un banco de leche materna.

Amamantar dentro de la primera hora de vida, “La Hora de Oro”, ha demostrado ser un factor determinante para establecer una lactancia exitosa.