En la cárcel: Proyecto de panadería dirigido a internas con miras a su reactivación

Mediante un trabajo coordinado se planifica reactivar el proyecto de panadería que se desarrollaba con las internas del Centro de Rehabilitación Social de Loja.  La propuesta, impulsada por la Asociación Iberoamericana de Mujeres Empresarias (AIME), aspira volver a consolidarse, para ello, se requiere el apoyo de empresas e instituciones.

La propuesta estuvo vigente por más de 12 años; a raíz de la pandemia se cerró.  Se producían alrededor de 2.000 panes diarios, elaborados por las internas del Centro de Rehabilitación.

Este proyecto ejecutado por las socias de AIME, a través de su presidenta nacional, Luz Acevedo; y, Martha Machado Paladines, dirigente de AIME-Loja, tiene como propósito retomarse.

Machado Paladines explica que en esa época y en sus inicios se contó con el apoyo del exdirector del Centro de Rehabilitación de Loja, Benjamín Montero.  El pan que se vendía a una empresa de Guayaquil, permitía pagar un rubro económico a las mujeres que formaban parte de la propuesta.

  Retomar

Hace pocos días se mantuvo una reunión con el actual director, Carlos Domínguez, con el objetivo de dar continuidad a la iniciativa.

 Sin embargo, se requiere mejorar la infraestructura, pues, durante los dos años que estuvo cerrada hay deterioro en la parte física. De igual forma, se planifica obtener el registro Sanitario en la Arcsa, refiere Machado Paladines.

Apoyo

Hace pocos días se brindó un curso de capacitación a 10 internas. Este es el primer paso para la reactivación de la panadería. Se contó con la colaboración de Comercializadora Imelda de Jaramillo, que apoyó con el técnico quien brindó la instrucción; y, AIME con los ingredientes para las clases prácticas.

Para poner a punto las instalaciones y todo lo que conlleva la reconstrucción, se necesita un monto aproximado de USD 10 mil.

 Es necesario la colaboración de empresas e instituciones. Se mantendrán diálogos con Importadora Ortega e ILE, y otras entidades. La prioridad es que las reclusas mujeres  puedan tener una reinserción en la sociedad, concluye la presidenta de la AIME-Loja. (I).