Marchista lojano fue operado con éxito en el Hospital Isidro Ayora

La familia de Benjamín Gustavo Cango Cevallos, de 17 años, anhela que regrese nuevamente a los escenarios deportivos y representar a su ciudad como lo hizo en los últimos años. Este sueño se frenó por un  linfangioma abdominal que lo llevó hasta el área de emergencia del Hospital General Isidro Ayora. 

Sin embargo, le devolvieron la esperanza al marchista lojano, ya que recibió la intervención de manera oportuna y eficiente. Su madre Lorena Cevallos Jiménez explica que la vida de su hijo se vio trastocada por una repentina hinchazón en su estómago y espalda que deterioraba cada día su estado de salud.

Los exámenes imagenológicos aplicados en el paciente determinaron la patología y posterior programación de la intervención quirúrgica. Estuvo a cargo de especialistas en cirugía general, laparoscópica y vascular; así como el equipo multidisciplinario de anestesiólogos, instrumentistas, enfermeras y auxiliares de quirófano.

Jaime Tinoco, cirujano general y laparoscópico, explica que este caso es uno de los pocos que se han identificado en el mundo y el primero que se atiende en este hospital. “Se estima que se han identificado 200 en el mundo y son casos especiales y raros”, señala el profesional.

Actualmente el deportista cumple un proceso de recuperación satisfactorio y aspira estar muy pronto en los espacios deportivos.

Benjamín ha estado involucrado en la actividad deportiva desde los 13 años. Durante este tiempo, ha conseguido tres medallas de bronce durante el Campeonato Nacional de Marcha, desarrollado en Sucúa; en los Juegos Nacionales de Menores, en Cuenca y en los Juegos Nacionales Juveniles de Imbabura.