Ascensos y descensos

Por buscarte en luna llena

desperté mis pensamientos

y hoy transitan anudados

a las manos de los vientos.

Luna clara en tus mejillas

sin el dardo envenenado

de los píricos enlaces

de los goznes del pasado.

Por saciar mis tempestades

en el lecho fulgurante

de tus piélagos distantes

se marcharon mis edades.

Huella y llanto sobre el limbo

de mi noche enrevesada

ascendiendo en espirales

en los bordes de la nada.

Agua roja en tus praderas

se bifurca y se contagia

de los dulces cascabeles

que rechinan con tu magia.

Nada más que largas noches

en el filo del hodierno

salpicando los murales

al final de un fuerte invierno.

Todo va sin parpadeos

por la senda diminuta

de tus ojos sensitivos

y brillantes como fruta.

Sin querer las manecillas

de los dioses más pequeños

se han quedado a la deriva

respirando tus ensueños.

Por buscarte en luna llena

desperté mis pensamientos

y hoy transitan anudados

a las manos de los vientos.

Luna clara en tus mejillas

sin el dardo envenenado

de los píricos enlaces

de los goznes del pasado.