Es la expresión de nuestro presidente

Es la expresión de nuestro presidente, en su Mensaje a la Nación del pasado 24 de mayo, expresión que responde a gran parte del sentir ciudadano que, a un año de la gestión de gobierno, empieza a  desconfiar de los ofrecimientos y ofertas no cumplidas en las fechas estipuladas: por ejemplo, la entrega postergada de medicinas en dos ocasiones… y que Guillermo Lasso ofreció esta vez hacer realidad “en pocos días” (se cuidó de precisar fechas) a través del Plan de Externalización de Farmacias, en entregas de los medicamentos requeridos en las boticas calificadas de cada barrio. 

Y como este, otros ofrecimientos y ofertas importantes a partir del segundo año de mandato, que lo ha denominado “año de despegue de la economía”, luego de transcurrido el año de “ordenamiento y puesta en orden de la casa” (macroeconomía).  Periodo este en el cual, además de proveer de las medicinas necesarias a los hospitales públicos y del IESS, se ocuparía de mejorar paulatinamente los servicios públicos básicos: vialidad, infraestructura portuaria, educación, saneamiento ambiental;  ampliación del combate a la desnutrición infantil y el apoyo prematerno a madres pobres, extender los créditos a los campesinos y pequeños agricultores, dando prioridad a los créditos femeninos; apoyo a los pequeños y medianos emprendimientos; inversión de 500 millones de dólares en proyectos de energía renovable  (eólica: Villonaco 2, solar: Manabí), en asocio con empresas españolas y francesas … En cuanto al grave problema de la Seguridad, ofreció dotarle de todos los recursos humanos, tecnológicos y otra índole necesarios, que permitan vencer definitivamente al crimen organizado, que amenaza seriamente la paz ciudadana, la expansión del turismo y el ingreso de inversión extranjera.  En el caso particular de nuestra provincia, además del proyecto eólico ofreció ampliar la vía Loja – Catamayo, y la construcción de un ferrocarril  desde Zamora a Puerto Bolívar para exportar la materia prima mineral… También hablo del trabajo que realiza el gobierno para el logro de 10 nuevos acuerdos comerciales (México, China, Canadá, Israel, Alianza del Pacífico…), que podrían mejorar la difícil situación de nuestros productos agroexportables, afectados por la guerra Rusia-Ucrania: banano, cacao y café, y  del camarón, y disminuir la inflación…

De manera de poner en marcha, ya,  un gran Programa de Reactivación y Crecimiento Económico, con “gastos de calidad”,  que permita superar la crisis e iniciar una franca recuperación del país, con miras al bienestar de todos sus ciudadanos. Lasso terminó su discurso con frases conciliatorias, llamando a la Unidad. No se refirió al grave problema del IESS, a la Consulta Popular ni a la “muerte cruzada”.

En definitiva, un mensaje esperanzador con importantes ofrecimientos que, de lograrse, nos daría a todos los ecuatorianos muchas satisfacciones.  Señor presidente Lasso, le tomamos la palabra.