Ausencia

Silencio mordaz,

te clavas

en la noche

absorta.

Calma

hiriente

de ojos abiertos

y garganta

estrangulada.

Anudas tus luces

y entras

al vértigo

del camino estelar.

Te dilatas

y te recreas

en las

caracolas

insomnes.

Silencio roto

y desencajado

en las cruces

negras

de los ríos.

Silencio

sepulcral

del rayo

luminoso

y estridente;

vuelas

sin razón

y alteras las

persianas de

los colores.