En Loja: Consejo de Participación Ciudadana se debilita

Varios trámites están rezagados en la institución.

Escaso es el trabajo que se cumple en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) en Loja. Las oficinas -la mayor parte de tiempo- se encuentran inactivas. Hay algunas veedurías que están pendientes; y, otros trámites que la ciudadanía se ve limitada a realizar.   

En los últimos meses la atención al público ha sido nula. Uno de los funcionarios informó que algunos de sus compañeros fueron desvinculados, y no podía dar declaraciones a la prensa. Solo dos personas estarían laborando.

Juan Angamarca Angamarca, presidente de la Asociación de Personas con Discapacidad Visual de la provincia de Loja, indica que no existe la cooperación suficiente por parte de la dependencia porque “no hay atención al público”.

En este caso, en lo relacionado a la veeduría para “Vigilar el cumplimiento de   la   Ordenanza Municipal, sobre discapacidad”, no   hay avances para que las autoridades del Ayuntamiento proporcionen la información y se dé cumplimiento  a la normativa.  

 Situación

 Edison Padilla Lalangui, exdelegado provincial del Cpccs en Loja, (2016-2018), indica que, aunque hubo  ofertas de campaña de eliminar la   institución, no se concretó.

 Una de las falencias es que la dependencia no recibe los recursos suficientes para brindar el servicio; “esta problemática no es nueva”.

Sin embargo, también hay otro asunto que preocupa, en la actualidad el único interés de la institución “es la designación de autoridades. Y se   ha descuidado otra de sus atribuciones, el de garantizar el derecho de la participación ciudadana de forma activa”.

 En Loja, se “está vulnerando el derecho de participación” porque las oficinas permanecen cerradas, precisa el exfuncionario.

Análisis

 Para Eduardo Ochoa Ochoa, analista jurídico de la localidad, el Cpccs no cumple con la función de control y participación ciudadana.  “Prácticamente la entidad ha sido tomada como revanchismo entre políticos”. 

Agrega que, la única ocasión que el organismo sobresalió fue cuando se le asignó las funciones de   designar autoridades de las principales instituciones del Estado. Incluso esto fue nefasto porque desde el punto de vista jurídico “se pusieron las autoridades a dedo”.

En lo relacionado a la eliminación del   organismo, el profesional agrega que, la única vía es una Reforma Constitucional. (I).

DATO

Con la Constitución de 2008, se creó el organismo.