Gustavo Valdivieso: “Para derrotar el sicariato en Catamayo, necesitamos la unidad de la población”

¿Qué opina respecto a la inseguridad que se presenta en Catamayo?

Lamento profundamente la situación de inseguridad que vive Catamayo al momento, pero también hay que reconocer algo, quienes cometen estos actos delincuenciales no son gente del cantón, son gente que no corresponde a esta jurisdicción y han venido de otros lados. El error del gobierno, además de la responsabilidad del Municipio, es no haber impedido a tiempo el ingreso de fichas delincuenciales que vienen desde Venezuela, Colombia y otros lados.

Son ellos los que han propiciado una imagen negativa a Catamayo, pero gracias a Dios nuestra gente que vive aquí y viene de Loja no tienen ese nivel de maldad.

Tengo fe que nuestro turismo mejorará; ahora tenemos que hablar de la lucha y la fuerza deben sumar los ciudadanos comunes, autoridades y policía para desterrar este mal. No es posible que la drogadicción que existe en Catamayo haga presencia en nuestra imagen cantonal.

¿Cree usted que el gobierno ha hecho algo respecto a reducir los actos delincuenciales?

Creo que existe un mal manejo del Estado. En mi opinión nuestro presidente debe implementar la forma de gobierno de Bukele. Sin embargo, valdría la pena poner en uso esa forma de gobierno, que ha reducido drásticamente el crimen organizado que azotaba a El Salvador.

Además, la gente tiene que dejar de ser simple observador frente a las injusticias y delincuencia. La solidaridad y el bien común son acciones que lamentablemente se han perdido; ahora podemos ver que frente a nuestra cara le roban o pegan a algún familiar o cualquier otra persona y simplemente la mayoría de las personas hacen como si no hubieran visto nada, en vez de enfrentar y tratar de retener al malhechor.

¿Cree que la gente evita la confrontación por temor a represalias?

Considero que eso es contagioso, si todos actuamos de la misma manera, ¿cuándo vamos a tener la valentía para enfrentar?

Algún día, aunque las consecuencias recaigan en la persona que está defendiendo estas situaciones, tenemos que correr riesgos, no queda más.

¿Por qué cree que en el Ecuador se ha incrementado los casos de sicariato?

Existen muchos factores a analizar, algunos de  ellos es lo económico, el deterioro de la cultura ciudadana y la drogadicción por supuesto. Hay gente que por USD 2.000 atacan y hasta matan.

¿Qué cree usted que motiva a un individuo a actuar de forma delictiva?

Existen muchos factores como expliqué anteriormente, a mi parecer este problema se arrastra desde los hogares. Hoy en día, los padres de familia no hemos podido educar a nuestros hijos, no controlamos. La juventud hace lo que le da la gana.

La educación es fundamental, desde ahí parte todo, pero no es solo responsabilidad de los centros de educación; corresponde al hogar, desde ahí nacen las reglas de una sociedad equilibrada, consciente.

Si los padres de familia son fácilmente manejados por los hijos no encontraremos soluciones inmediatas, pero el Estado debe intervenir para fomentar la educación y rescatar espacios físicos donde se pueda distraer la juventud de forma sana.

Yo insisto que para que, la situación mejore en nuestro país debemos partir por un proceso de educación y luego la aplicación de leyes.

¿Qué pasa con las leyes?

Es innegable que un criminal que es detenido hoy, salga mañana. No es extraño que la delincuencia haga lo que le da la gana, incluso atentan contra la propia policía. A mi parecer es un poco extraño que la Policía se deje amedrentar siendo ellos los únicos conocedores de donde se encuentran las drogas incautadas e incluso las armas; para mí alguien desde adentro debe de informar al hampa.

Creo que dentro de la Policía existen elementos pertenecientes a la delincuencia porque no existe otra explicación para que incluso dentro de las cárceles dejen pasar armamento, drogas he incluso permitan el tráfico de información para futuras fugas desde los centros penitenciarios.

Todo esto está contaminado moralmente, estamos en un país donde la delincuencia va creciendo progresivamente y espero que en algún momento esto se detenga.

¿Cree usted que la población se está acostumbrando a la delincuencia?

El caso es que la policía detiene, pero al ser juzgados o mejor dicho mal juzgados salen en libertad. La gente no confía en la justicia porque esta corrompida y eso es preocupante.

¿Cuál es su pedido como ciudadano a las autoridades?

El municipio es parte fundamental en la estrategia que debe implementarse para sanear estos problemas y unirse a la policía de manera sólida, a fin de que estos dos entes puedan programar actividades que nos permitan tener mayor seguridad.

Mi mensaje a la ciudadanía es que aprendamos a despojarnos del miedo, a ser solidarios cuando veamos una injusticia. (I) IEB & LVC