Quiebra empresarial

Eduardo Castillo Gálvez

Los estudios de la quiebra empresarial constituyen una temática muy importante para todos los agentes y actores económicos. No obstante, diferentes características sobre esta problemática como la ambigüedad metodológica y conceptual, y el análisis de razón no permiten determinar una teoría que explique a profundidad por qué las organizaciones, independientemente del sector económico que pertenezcan, quiebren. 

Bajo el contexto anterior, la literatura financiera respecto a la quiebra empresarial es heterogénea. La perspectiva depende de los investigadores financieros que utilizan diversos marcos teóricos y metodológicos de las investigaciones empíricas que realizan en distintos sectores económicos. Por esta razón, aún no existe un modelo estandarizado para estimar efectivamente la quiebra empresarial. Algo semejante ocurre con su definición, dado que no existe un concepto común de la quiebra empresaria, a pesar que los investigadores financieros han empleado décadas en el estudio de esta problemática.

Sin embargo, existe un consenso general entre los investigadores financieros en inferir que una organización debe establecer los mecanismos necesarios para evitar un declive empresarial ante las transformaciones de una economía más dinámica, difícil y globalizada. Pues, una organización atraviesa distintas etapas de cúspide, desarrollo y fracaso a lo largo del tiempo, por ello, estas unidades productivas deben anticipar cualquier situación de crisis mediante modelos y herramientas financieras que permitan salvaguardar los intereses de estas y sus implicados directos para el funcionamiento correcto de las mismas.

Para ejemplarizar lo señalado anteriormente, los estudios empíricos desarrollados sobre esta problemática abarcan modelos paramétricos y no paramétricos (técnicas estadísticas). Estos constituyen el análisis univariante y multivariante mediante la utilización de ratios financieros como principales variables explicativas del declive empresarial. Los resultados señalan que una organización que presente problemas de rentabilidad, endeudamiento, liquidez y apalancamiento posee altas probabilidades de quebrar. Actualmente, el análisis ha evolucionado a partir de la inclusión de variables macroeconómicas (inflación, crecimiento del producto interno bruto, entre otras) utilizando nuevas metodologías como redes neuronales e inteligencia artificial, sin embargo, los resultados han sido limitados.

Finalmente, a manera de conclusión, se puede señalar las metodologías utilizadas para predecir la quiebra empresarial poseen limitaciones, sin embargo, se debe continuar ahondando en esta problemática con nuevas variables explicativas y técnicas estadísticas para que una organización no quiebre y pueda maximizar sus beneficios a largo plazo.