Huascachaca y Uchucay surgen como potencias turísticas

César Correa

Llegando a Huascachaca.

Julio Jaramillo, presidente de la Junta Parroquial de San Sebastián de Yuluc, se halla muy entusiasmado por las perspectivas turísticas que ve venir, pero al mismo tiempo preocupado por el uso de químicos en la agricultura y los precios con los que están castigando a los productores de cebolla.

En el presente año se terminarán de instalar las 14 torres del Parque Eólico Huascachaca, dentro de la parroquia San Sebastián de Yuluc, de la provincia de Loja, junto al barrio Uchucay, que tiene por delante grandes oportunidades de desarrollarse gracias al flujo de turistas que llegarán de todas partes del país. Las gigantes torres están distribuidas en un área de 700 hectáreas, para llegar a las cuales se ha construido varios kilómetros de carretera que dentro de poco será de primer orden y un largo puente sobre el río Jubones, a lo que lógicamente hay que agregar las edificaciones propias del parque. Todo dentro de un paisaje espectacular, que por las noches parece una superficie lunar en un clima sumamente agradable. Muy cerca está además la presa de San Francisco de Minas, que forma un embalse en el río Jubones, que asimismo es un atractivo para el viajero.

Julio Jaramillo está motivando a los moradores de Uchucay para que adecuen sus viviendas, de suerte que puedan ofrecer cómodo alojamiento a los visitantes, así como para que emprendan en todas las actividades necesarias para atender las demandas de los turistas. Por lo pronto se cuenta con la moderna Hostería Sol Splash, del señor Víctor Morocho, que ofrece habitaciones para 20 personas (a USD 200 por persona), piscina, cancha de baloncesto, restaurante y otras áreas recreativas. 

Desde la ciudad de Loja se está viajando por Oña-Cumbe-Girón-Santa Isabel, cubriendo la distancia en unas 4 horas y media. Se puede ir también por Saraguro-Tenta-La Papaya-Seucer-Sumaypamba, pero la carretera es de mala calidad desde Tenta. Aunque nada podemos esperar de este Gobierno, sin embargo las autoridades están en la obligación de exigir los fondos para proceder al asfaltado del tramo que falta.

Preocupaciones agrícolas

Julio Jaramillo expresa una profunda preocupación porque considera que se está usando químicos peligrosamente, como los conocidos cuy y bala, para defender las cosechas de cebolla, fréjol y tomate. Angustiado afirma que se debería cambiar con otra clase de substancias, lo dice con la desesperanza de quien no ha obtenido respuesta alguna de las instituciones públicas…

Y, por último, el cuento de nunca acabar, el de los precios que ha bajado a USD 17 el quintal de cebolla. Jaramillo nos informó que han hecho ensayos para llevar a vender su producto directamente en Cuenca y en Santa Isabel, pero no se resolvió el problema, tanto por la falta de colaboración de las autoridades, como por la falta de experiencia para sostener el proyecto. Fue la oportunidad para comentar que más que nunca se necesita resucitar la ENAC, la Empresa Nacional de Almacenamiento, que compraba los productos al agricultor a mejores precios y con el peso justo, tal como ocurrió en Pindal con el maíz.(I).