Lluvias en cantones empiezan a dejar estragos

La temporada invernal inició en la provincia de Loja y las fuertes precipitaciones empezaron a provocar derrumbes en los caminos de accesos rurales. Al momento no hay vías cerradas.

Situación

Los inviernos típicamente inician en enero y terminan en mayo, aunque pueden variar como sucedió el año pasado donde febrero y marzo registraron un fuerte temporal de lluvia que dejó daños; en la parroquia Gualel incluso derribó casas, señaló Fabián Villamagua Aguirre, gerente del Vialsur EP, en diálogo con Diario Crónica.

Indicó que desde hace unos 10 días se registran lluvias en diversos lugares y ya existen afectaciones: en la vía El Cisne- Ambocas; Chinchas-Zambi-Río Pindo; Orianga-Vicentino; Amaluza-Bellavista y Amaluza-Jimbura, entre otros.

“Hemos apoyado al Ministerio de Transporte para la limpieza de la arteria estatal, por ejemplo, vía a Cuenca, sectores Santiago y San Lucas; vía Cariamanga-Macará, sector de Utuana. También por acudir a los lugares rurales tenemos que abrirnos pasó y ejecutar la limpieza de estas vías que no son competencia de la Prefectura”

Agregó que para dar atención y evitar que las comunidades no estén aisladas más de 24 horas, ubican la maquinaria en lugares estratégicos a lo largo de la provincia, que, de acuerdo a datos manejados desde hace más de 7 años, es donde se producen mayores eventos.

En la Zona 1 la maquinaria está ubicada en Bellavista (Espíndola); Zona 2: Palletillas (Zapotillo); Limo (Puyango); Macará –Saucillo; Zona 3:  San Pedro de la Bendita (Catamayo); Yamana (Paltas); Zona 4: El Cisne-Ambocas; San Sebastián de Yuluc (Saraguro); Chuquiribamba y Yangana (Loja).   

La temporada invernal recién está empezando y “estimo que los meses de febrero y marzo habrá complicaciones en la vialidad”, agregó el gerente de Vialsur EP.

Por su parte, Juvenal Coello, agricultor de Olmedo, mencionó que las lluvias por días son demasiado fuertes y han provocado deslizamientos, afortunadamente, hasta el momento hay libre movilidad, aunque a veces los derrumbes nos han dejado incomunicados por horas.(I).