Gualel clama por ayuda

Desde que la extinta Secretaría Nacional de Agua (Senagua), entregara concesiones de agua de manera indiscriminada en la parroquia Gualel, la amenaza de deslizamientos de tierra se hizo presente en al menos 5 barrios, incluida la zona céntrica de la parroquia, donde hay 3 casas destruidas, ofertas incumplidas y una planificación de contingencia que no existe.

Franco Angamarca Sisalima, presidente del Gobierno Autónomo Descentralizado Parroquial, dio a conocer que se ha cumplido con la notificación a treinta familias para que salgan de sus viviendas en las noches —a pernoctar en hogares de familiares—, por el riesgo inminente de derrumbe en San Juan, El Calvario y El Rodeo, lugares que hace más de un año se han puesto en alerta del peligro. Debido a cuarteamientos registrados en los últimos meses, se tiene previsto realizar un estudio técnico en San Vicente y Bahín. Además, la comunidad gualelense estaría notificada, a través de perifoneo, en el área urbana.

La autoridad parroquial cuestionó el rol desempeñado por la extinta Senagua, que habría entregado más de 1.200 concesiones de agua para riego, lo que ha puesto en riesgo a gran parte de la parroquia. “Por la irresponsabilidad de Senagua, solamente en el barrio El Calvario, hay 18 mangueras que están filtrando agua, por eso es que, con una pequeña lluvia, ya estamos en emergencia”, dijo el funcionario. Agregó que otro de los puntos impulsores de riesgo sería el tanque de agua potable que no ha recibido el mantenimiento necesario. “Hace un tiempo llegaron los funcionarios de agua potable del Municipio, entregaron plantas para reforestar y nada más”.

Insistió que el peligro es inminente ya que se han registrado grietas de un metro de ancho, lo que habría provocado la caída de tres viviendas y otras con serios cuarteamientos, pero que hasta el momento no se ve una planificación y mayor presencia de las instituciones del Estado en el territorio. “Hace unos años estuvo aquí el secretario nacional de Gestión de Riesgos, y con eso se pudo hacer el estudio; también estuvo el ministro de Vivienda, pero nada se ha concretado hasta el momento “, señaló.

Según el presidente parroquial, la autoridad que debe controlar el mal uso del agua para riego es el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate), así como la Agencia de Regulación y Control del Agua, sin embargo, hasta la fecha de publicación de esta nota periodística, no han hecho presencia en el lugar, a pesar que ha transcurrido más de un año del estudio realizado por la SNGR. “Hace unos días llegaron unos técnicos para ejecutar una consultoría para Maate”, en una parroquia que cuenta con 9 sistemas de riego.

“No se da oídos a nuestros pedidos”, precisó Franco Angamarca, al tiempo de acentuar la gravedad del problema, pero que, además, el gobernador y todas las autoridades tienen conocimiento de la intranquilidad en el que viven las 30 familias en Gualel, las mismas que no conocen un plan de contingencia ni evacuación, debido a la falta de recursos y logística del Gobierno Parroquial. “La Unidad de Gestión de Riesgos del Municipio no tiene una planificación en caso de emergencia. No tenemos ni dinero ni logística para colocar carpas y evacuar a niños y adultos mayores. Nos piden notificar para que vayan a dormir donde sus familiares, y eso es todo”, refirió.

Finalmente, el dirigente de la parroquia rural del cantón Loja, convocó a las autoridades del Gobierno central para que atiendan la solicitud de apoyo, a fin de precautelar la vida de varias personas, entre niños, adultos mayores y personas con discapacidad; cuyo pedido permanente se estaría realizando desde hace un año. (I)