Historias de las personas con discapacidad

Historias de personas con discapacidad.

Dos historias que exponen lo difícil que resulta obtener estos carnés y los beneficio de este.

Julio Vargas

Hoy 3 de julio el carné de discapacidad está cumpliendo 11 años en mi poder. No tuve inconveniente alguno, porque en ese tiempo hubo la primera carnetización a nivel nacional. Pero sí he tenido problemas en la aplicación del documento, por ejemplo, no se me considera el porcentaje que señala la Ley en cuanto a beneficios. Los servicios básicos pago como cualquier ciudadano, no se considera mi carné, en la salud tampoco.
Tengo discapacidad auditiva. He venido requiriendo del Ministerio de Salud y del IESS, porque soy empleado público, se me ayude; nunca me han atendido.

He requerido los servicios de un otorrino y tampoco he podido conseguir en Loja, El Oro, ni en Cuenca. Jamás se me ha atendido como discapacitado.

En cuanto a los impuestos ¿ha obtenido los beneficios que establece la ley?
Recién hice una construcción. En materiales he gastado cerca de 25000 dólares; de esto, lo que me devuelve el Estado es cerca de 90 o 110 dólares, no sé si falta, pero ni eso le garantizan a una persona de discapacidad. Tengo 76 años de edad y hasta por eso deberían considerarme la discapacidad, pero nunca lo hacen.

Hubiera disfrutado mis años, como discapacitado y como persona de tercera edad. No tengo los beneficios que señala la ley y la Constitución como persona discapacitada; mientras que, otros obtienen el carné en una madrugada y al otro día ya traen un carro de Estados Unidos.

Denuncio frontalmente a las autoridades del Ministerio de Salud que no he podido encontrar un profesional que atienda los requerimientos de mi salud.

María Becerra

Ella tiene dificultades en la vista. Cuando las autoridades del Ministerio de Salud llegaron a Alamor, hace cinco años, para emitir carnés de discapacidad, María intentó obtenerlo, sin embargo, se le negó, debido a que, para las autoridades, el problema de vista de María no representa ningún tipo de discapacidad. Menciona que:

Hace unos 5 o 7 años, algunas autoridades vinieron a Alamor y fui para que me den el carné ya que no veo. Me dijeron que mi problema no es discapacidad y no me lo dieron.
Me atendí con un doctor en Loja, me hicieron exámenes, y lamentablemente me dijeron que mi vista ya está perdida completamente en un ojo.

María se siente perjudicada y no sabe qué hacer en esta situación, al ver que personas sin ser discapacitada y con trabajo se ha beneficiado de este carné; mientras ella sin trabajo y con problemas en sus ojos, se le ha negado.(O).(KDA).