Acuerdos de pago en arriendos debido a la crisis

Acuerdos de pago en arriendos debido a la crisis económica.

La cantidad de afectados por la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 ha desatado un gran número de desalojos en locales comerciales y departamentos de arriendo, produciendo bajas en la economía.

No existen ingresos adecuados para solventar los gastos y por ello, ocurren conflictos entre inquilinos y dueños. En vista de estos inconvenientes el gobierno decretó una ley de Inquilinato la cual dice que el arrendatario puede solicitar la rebaja de las mensualidades de arrendamiento o llegar a un acuerdo de pago.

Con el cambio de semáforo producido dentro de la ciudad de Loja el jueves 21 de mayo, decretado por el COE cantonal, los negocios comerciales de repuestos de vehículos, venta de material de construcción, locales de costura, tiendas de abarrotes, entre otros, han ido reactivando su economía. La capacidad que estos tienen para la apertura del público es únicamente del 50% de la normativa establecida por las autoridades.

María Romero, una ciudadana que tiene un local de costura y diseño de ropa, su negocio está funcionando desde el mes de noviembre y está ubicado en la Bernardo Valdivieso entre Quito e Imbabura, menciona que desde el cambio de semáforo a amarillo pudo reabrir su negocio y así volver a generar ingresos ya que su esposo, al ser albañil, no pudo seguir laborando en la cuarentena y su familia solo se mantenían con los ahorros que tenían.

También comenta que recibía constantemente llamadas del arrendatario, por tal motivo, ella tuvo que pedir un plazo ya que debía 3 meses de pago de acuerdo a la ley que ampara al inquilino, ella y su arrendador llegaron a un acuerdo de que los USD 250 que pagaba por mes los iban a rebajar a 125 con la condición de que se igualara en los pagos. Romero tuvo que recurrir a amigos y familiares para solventar el gasto acumulado por no ser pagados en la cuarentena. “Llevo trabajando desde que se puede salir y el aforo de gente es un 30%, lo importante es que hay trabajo y existen ingresos para mantener la familia y cancelar poco a poco los créditos bancarios que no esperan ni un día de tardanza” acotó.

El golpe que se sufre por causa del virus también afecta a aquellos que viven de los arriendos ya que es su única fuente de ingresos y así mantienen la casa donde arrienda con los pagos de los servicios básicos. Mariana Valladares es una arrendadora quien ofrece cuartos ubicados en el sector El Pedestal, cuenta lo difícil que ha sido vivir de los arriendos en estos tiempos porque la gente gana apenas lo suficiente para mantenerse y le cuesta estar cobrando cada día. “Los inquilinos son padres y madres que viven al día y soy consciente de ello, pero yo también tengo gastos y debo mantener los servicios básicos de la casa. Llegamos a un acuerdo de pago para así poder ayudarnos mutuamente.

Valladares posee 5 cuartos de arriendo y un baño para todos los inquilinos es por ello que la cantidad del arriendo es de USD 60 pero por motivos de crisis y de que sus inquilinos no tienen los recursos suficientes ni cargos públicos les redujo USD 20 dólares y en total desde el mes pasado le están cancelando USD 40.

Los estudiantes universitarios también han sido afectados por la crisis sanitaria, tal es el caso de Cristopher Escudero, estudiante de la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo, ESPOCH, quien actualmente reside en la ciudad de Loja y lleva sus actividades académicas vía internet. Relata que todos sus muebles y material de estudio se encuentran en Riobamba en una habitación que arrendaba para asistir a sus clases presenciales y el costo mensual era de USD 110. “Estoy indignado ya que el arrendador no quiere bajar el precio y eso que no estoy haciendo uso de ello, pero estoy esperando una respuesta y quizá no me suba mucho el costo”, añadió Escudero.

La mayoría de los ciudadanos han sido afectados por la crisis. Se ha visto el cierre de locales y despidos. Para darle una solución a esto las personas que arrendaban cuartos y locales comerciales tienen que llegar a un acuerdo con el propietario para solventar la deuda, sin embargo, estos acuerdos en ocasiones no llegan a realizarse. (I)(JAG).

El costo de los departamentos depende de las características que tenga el mismo