Reunión intenta mitigar afectaciones para el sector comercial

Con la presencia de varios ediles, funcionarios municipales y la comisión de la Cámara de Comercio de Loja, este martes se realizó la primera reunión para tratar algunos pedidos relacionados con los tributos que deben cancelar a la Municipalidad para alivianar de alguna forma a los comercios lojanos que se han visto afectados por la pandemia de COVID-19.

Hernán Delgado, presidente de la Cámara de Comercio de Loja, manifestó su preocupación al ver cómo a diario se cierran más locales comerciales que no pueden afrontar la difícil situación económica. “En nuestra ciudad y cantón, día a día mueren locales comerciales; los dueños prefieren trabajar desde sus casas, convirtiéndose de comercios formales a informales y esto perjudicará también los ingresos por concepto de patentes al Municipio de Loja”, dijo.

Pablo Piedra Vivar, asesor legal de la Cámara de Comercio, sustentó el fundamento legal de la solicitud realizada por la Cámara de Comercio de Loja. “Es evidente que en el año 2020 la mayoría de los comercios lojanos no pudieron trabajar por la crisis sanitaria en la que vivimos y sería un gran espaldarazo para el comercio lojano por parte del Municipio de Loja generar un aliciente tributario que el COOTAD le permite al Alcalde del cantón”.

Municipalidad

Máximo Quizhpe, director Financiero, manifestó que lo planteado no es factible considerando que más del 80% de los contribuyentes han cancelado la patente y más cuando el Cabildo ha ampliado el plazo para la declaración de este impuesto hasta el 30 de octubre.

Además, dio a conocer que el Ministerio de Finanzas hizo una reducción en el presupuesto, de este año, de siete millones 320 mil dólares, afectando la situación financiera de la institución.

Para la próxima semana se realizará una nueva reunión para obtener una propuesta en firme para que sea debatida en sesión de Cabildo. (I).