Las nuevas venas abiertas de América Latina

Augusto Costa

Andy Robinson en una monumental obra “Oro, Petróleo y Aguacates” que compaginada a “Las Venas Abiertas de América Latina” escrita por Eduardo Galeano, y “Las Raíces Torcidas de América Latina escrita por Carlos Alberto Montaner conforman la trilogía fidedigna que refleja con claridad meridiana: La brutal conquista española; la inmisericorde explotación; el trato servil, esclavista y criminal a nuestros aborígenes; así como las débiles políticas, sociales y jurídicas para la institucionalidad de las repúblicas de América Latina.

Cuando en fechas anteriores publiqué artículos referentes a la obra “Las Venas Abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano, de verdad me enternecí de sobra manera, emergió un súbito coraje e indignación, y con justa ira reproché los demenciales actos perpetrados en nuestra América India, de criminalidad, explotación, esclavismo e irrespeto a la cultura autóctona del aborigen americano; al inteligenciarme de cómo impiadosamente se succionaba las entrañas de nuestro suelo virgen, que irreverentemente se violaba, actualmente al leer y escribir sobre la obra de Andy Robinson, ratifico mi estado de ánimo ante tanta insolencia, deshumanización y extrema ambición.

Andy Robinson, en su elocuente obra expresa: Los Latinoamericanos somos pobres, porque es rico el suelo que pisamos, y continua, Eduardo Galeano escribió “Las Venas Abiertas de América Latina”, el libro se convirtió en la biblia de una generación de izquierdas, que alcanzo el poder en América Latina a principios del nuevo siglo, desde Lila da Silva y Evo Morales a Rafael Correa y Hugo Chávez; los dos elocuentes mensajes del libro que tratamos son: romper los lazos de dependencia con los países ex colonialistas y con sus multinacionales, y a la vez industrializar la economía para no basar el crecimiento en la exportación de materias primas.

La gran crisis global de 2008, alcanzo a América Latina, los precios de las materia primas se desplomaron y la región entro en recesión; los progresistas cayeron sucesivamente del poder, a veces con la ayuda de un golpe de estado, en Ecuador, en Brasil, en Chile, en Argentina, y finalmente también en Bolivia; en Venezuela una grave crisis socioeconómica debilitó el chavismo hasta un punto inimaginable; los logros espectaculares de las políticas anti pobreza de la izquierda Latinoamericana ya parecían desde la perspectiva de la crisis, quimeras de una insostenible burbuja de la materia prima.