Plantas de agua residuales es un problema en Loja

Plantas de aguas residuales en cantones de Loja.

Cada cantón y parroquia que conforman la provincia de Loja cuenta con plantas para el manejo de las aguas residuales, sin embargo, la vida útil de las infraestructuras o falta de recursos para la construcción de una, hace que la contaminación llegue a las quebradas o ríos.

Situación

Loja es una de las regiones que, hasta la fecha, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), posee un extenso recurso hídrico sin contaminación, pero que poco a poco está siendo amenazado por la contaminación de las aguas residuales, las cuales no son tratadas.

A decir del ingeniero ambiental Juan Calderón, la ciudad de Loja es un claro ejemplo, ya que las aguas residuales van a parar en su mayoría directamente al río Malacatos. La ciudadanía fácilmente puede darse cuenta de aquello, por su color y en días soleados por el olor nauseabundo que emana.

Actualmente se está construyendo la planta de tratamiento de aguas residuales y espera que entre en funcionamiento lo más pronto posible y con ello reducir la contaminación del agua que en el sector norte los agricultores la utilizan para el riego de los cultivos.

Cantones

En varios cantones la situación es similar, por ejemplo, en Quilanga la planta de tratamiento de aguas residuales llegó a la mitad de su vida útil, fue construida para 20 años.

El alcalde Freddy Cueva mencionó que, en el caso de la cabecera cantonal, el sistema durará unos 10 años más, sin embargo, el problema surge en las dos parroquias principales Fundochamba donde la planta de tratamiento ya cumplió su vida útil; mientras que, en San Antonio de las Aradas, la obra colapsó, debido a que la construcción la realizaron con materiales de pésima calidad.

En los dos casos les dan el mantenimiento respectivo hasta se puedan hacer nuevamente las obras.
Por su parte, Oswaldo Román, alcalde de Celica, destacó que en la administración anterior construyó la planta de tratamiento con un monto aproximado de USD 500.000 para la ciudad, pero a su llegada en este nuevo período como burgomaestre la encontró abandonada y tuvo que hacerle arreglos para ponerla en funcionamiento.

En un viaje que realizó a Estados Unidos consiguió recursos para hacer los estudios para las tres plantas de tratamiento de las parroquias rurales: Cruzpamba, Sabanilla y Tnte. Maximiliano Rodríguez. Mientras que de San Juan de Pózul, la Municipalidad está efectuando los estudios para su rehabilitación.

Por otro lado, el burgomaestre de Macará, Alfredo Suquilanda, destacó que el cantón fronterizo necesita urgente un cambio de sistema de agua potable, alcantarillado sanitario y pluvial y una planta de tratamiento de aguas residuales, el problema es que todo en su conjunto es una inversión de más de USD 14 millones. Los estudios técnicos y financieros ya están aprobados por el Ministerio de Ambiente y Agua y actualmente buscan los recursos.
Agregó que el alcantarillado sanitario fue construido en 1960 y está colapsado, las aguas servidas sin ningún tratamiento van a desembocar en el río Macará; y el pluvial no existe, lo cual es preocupante.(I).(FJC).