Día Internacional de Lucha contra la Corrupción

Herminio Guaya

Las Naciones Unidas el 9 de diciembre declaró, el Día Internacional de Lucha contra la Corrupción. Guillermo Cabanellas en su Diccionario de Derecho, sostiene la corrupción es: “Soborno, cohecho. Destrucción de los sentimientos morales superiores. Perversión, degeneración, vicio”. Alteración de cualquier documento, falsificación.

La corrupción es contraria a la moral, a la ética pública, a la educación en valores. La corrupción genera pobreza, falta de empleo, insuficiencia de servicios sociales fundamentales.

Radio Sonorama, el 4 de diciembre del presente año entrevista al señor Carlos Zaldumbide, Secretario General de la Cámara de Comercio Internacional, quien dice que la lucha contra la corrupción no debe ser sólo un día, sino los 360 días del año. Ecuador pierde por corrupción de 5 mil a siete mil millones de dólares por año. América Latina pierde en corrupción 220 mil millones de dólares al año.

El Comercio, del sábado 19 de diciembre de 2020 trae la frase, de Juan E. Guarderas, de la Mesa Anticorrupción, quien manifiesta: “Importa que los corruptos estén en la cárcel, pero más importa que el Estado recupere el dinero de la corrupción”. Pío Jaramillo Alvarado, en su obra: El Indio Ecuatoriano, cita a Santa Mariana de Jesús Paredes y Flores (1619-1645) que: “Existió una santa que pronosticó que la patria se acabaría por los malos gobiernos y no por los terremotos”. Vistazo Nro. 1281, diciembre 22/2020, en una entrevista a Rut Hidalgo, que dice: “Necesitamos una brújula que apunte a la ética”; y, existen “Corruptos candidatizados y partidos políticos que los postulan. Así pierden credibilidad en la sociedad. Por eso, hay insatisfacción con la democracia”.

Juan Montalvo rechaza enérgicamente el robo: “Robar a la Nación es robar a todos; el que la roba es dos, cuatro, diez veces ladrón; roba al que ara y siembra, roba al que empina el hacha, al que acomete el yunque; roba al que se une al trabajo común con el alma puesta en su pincel; roba al agricultor, al artesano, al artista; roba al padre de familia; roba al profesor; roba al grande y roba al chico. Todos son contribuyentes del Estado; el que roba al Estado a todos roba, y todos deben perseguirlo por derecho propio y por derecho público”. Este pensamiento debe estar en un espacio visible de oficinas, hogares y en la conciencia de todos.

¡Castigad la corrupción pandémica, para la paz social!