La Asamblea Nacional saliente

Su trabajo fue discreto,

con muy baja aceptación,

con muy triste puntuación,

dijo ayer don Luis Barreto.

¡Sí señor, qué mala pata!

entre dimes y diretes,

entre escándalos, trinquetes

y vacías peroratas.

La Asamblea y su trabajo

a ninguno satisfizo,

… tal si fuesen primerizos,

¡Qué actuaciones del carajo!

Aprobaron leyes, varias,

al apuro, sin debate,

lindas leyes de combate

… he allí la Humanitaria!

Solaparon muchas cosas,

medio chuecas, con sus panas,

a manera de “campanas”

ante acciones horrorosas.

Demoraron muchos juicios

contra algunos ministrillos,

mandamases y otros pillos

aumentando el cruel suplicio.

Para chiste lo censuran

al final de este sainete,

al sordito de billete,

y en lo sano ellos se curan.

Lindo chiste, lo despachan,

justamente cuando todo

se termina y muy contentos

a sus llactas ya se marchan.

Hay algunos señoritos

que han faltado tantas veces

y seguro que el sueldito

completito, tal parece.

Muy faltones me salieron

algunitos y algunitas,

… yo no sé si una multita

muy urgente les pusieron.

Su trabajo fue discreto,

con muy baja aceptación,

con muy triste puntuación,

dijo ayer don Luis Barreto.

¡Sí señor, qué mala pata!

entre dimes y diretes,

entre escándalos, trinquetes

y vacías peroratas.