Los doce pedidos del Papa Francisco

El pasado 16 de octubre, en su mensaje a hombres y mujeres congregados en el IV Encuentro Mundial de Movimientos Populares, el papa Francisco, invitó a desterrar las “estructuras de pecado” que están contenidos en 12 pedidos: 11 dirigidos a los grupos de poder y uno a la ciudadanía:

1.A los grandes laboratorios reclamó que liberen las patentes y permitan que cada país, cada pueblo, cada ser humano tenga acceso a las vacunas.

2.A los grupos financieros y organismos internacionales de crédito que permitan a los países pobres garantizar las necesidades básicas de su gente y condonen las deudas contraídas contra los intereses de esos mismos pueblos.

3.A las corporaciones extractivas —mineras, petroleras—, forestales, inmobiliarias, agro negocios, pidió que dejen de destruir los bosques, humedales y montañas, dejen de contaminar los ríos y los mares, dejen de intoxicar los pueblos y los alimentos.

4.De las grandes corporaciones alimentarias requirió dejen de imponer estructuras monopólicas de producción y distribución que inflan los precios y terminan quedándose con el pan del hambriento.

5.Amonestó a los fabricantes y traficantes de armas que cesen totalmente su actividad ya que, fomentan la violencia, la guerra y en el marco de juegos geopolíticos cuestan millones de vidas y de desplazamientos.

6.A los gigantes de la tecnología que dejen de explotar la fragilidad humana, las vulnerabilidades de las personas, para obtener ganancias.

7.Que, los gigantes de las telecomunicaciones liberen el acceso a los contenidos educativos y el intercambio con los maestros por internet para que los niños pobres también puedan educarse en contextos de cuarentena.

8.Exhortó a los medios de comunicación a terminar con la lógica de la post-verdad, la desinformación, la difamación, la calumnia y contribuyan a la fraternidad humana y a la empatía con los más vulnerados.

9.Pidió a los países poderosos cesar las

agresiones, bloqueos, sanciones unilaterales y que los conflictos se resuelvan en instancias multilaterales como las Naciones Unidas.

10.A los gobiernos en general y a los políticos pidió trabajar por el bien común y les llamó a ser servidores de los pueblos que claman por tierra, techo, trabajo y una vida buena.

11.A los líderes religiosos que nunca usen el nombre de Dios para fomentar guerras ni golpes de Estado y les pidió estar junto a los pueblos, a los trabajadores, a los humildes y luchar junto a ellos en la búsqueda del desarrollo integral.

12.Finalmente, a los ciudadanos los invitó a soñar juntos un mundo alternativo de libertad e igualdad, de justicia y dignidad y de fraternidad

Profecía y utopía resumen estos pedidos, abrigamos la esperanza que la lucha social es un canto a la vida por su creatividad, integridad y dignidad en busca de la libertad y convivencia armónica entre todos los seres de la tierra. El mensaje del Papa, es una vez más, un llamado a la conciencia de gobernantes, líderes y empresarios para encontrar juntos el buen vivir.