Acervo cultural del mural

Augusto Costa Zabaleta

Se ha constatado verídicamente que la ciudad de Loja y su Provincia poseen 375 murales grabados en interiores y exteriores, que significan y patetizan la expresión genuina; visualizan con certeza, el arte social de convivencia actual e histórica del pueblo, que no es predilección de una élite, sino carne y sentimiento vivo y profundo del pueblo sencillo, anhelante de que se materialicen sus vivencias más entrañables.

Los murales son la exteriorización más fidedigna del latir intrínseco; es una introspección interna de lo auténtico del sentimiento interno materializado, impregnado y esculpido en muros y paredes, como un escenario real y visiblemente las gestas heroicas de próceres independistas e íconos de la libertad; son estos murales un referente patético de las culturas ancestrales y de su noble legado; de nuestra generosa y exuberante biodiversidad; son el baluarte del convivir social y las costumbres, para que perdure impregnado en el recuerdo un  modelo de pasadas y presente realidades y vicisitudes, para vislumbrar el ejemplo provisorio del futuro.

Esta expresión convertida en mural, es arte y filosofía, es historia y sociología, es vida y democracia, que preconizan a raudales la revalorización de la cultura y sus sescuncias, sublimizando con asiduo criterio, la advocación de los hechos sensatos de nuestra esencial existencia, así como una pauta y meta para una proyección de verdadera dignificación de ser Homo Sapiens, que nos comunicamos mediante la cultura, el arte y el lenguaje, maneras expresivas y manifestaciones de convivencia humana, que las plasmamos en elocuentes murales, para que perduren en el tiempo y el espacio.