Otro importante evento del Archivo  Histórico de Loja

Numa P. Maldonado A.

El 8 de junio pasado, vísperas del Día Internacional de los Archivos, la maleta viajera del  Archivo  Histórico Municipal de Loja (AHML) que lleva la Exposición Itinerante “ Hablaré de mi Loxa, historia de Loja y de su aporte al país” se presentó en la ciudad de Cuenca y permanecerá en ella durante un mes (hasta el próximo 8 de julio). Este evento tiene lugar en el Salón del Pueblo “Efraín Jara Idrovo”, emblemático Centro de Exposiciones de la CCE-Azuay, ubicado en el centro histórico de la ciudad, en un antiguo y bello edificio restaurado que perteneció a las monjas carmelitas desde 1688. Y corresponde al tercer desplazamiento de la muestra lojana por las principales ciudades del país: por Guayaquil, a partir del 28 de octubre de 2021 y por Quito desde el 22 de febrero de 2022 (en nuestra ciudad, esta exposición ha estado presente en 25 lugares diferentes, entre establecimientos educativos y otros, desde 2016).

Los múltiples elementos de la “muestra”, adecuadamente dispuestos, ocupan las dos plantas del emblemático edificio cuencano, utilizado normalmente como museo itinerante de diferentes muestras de arte. De manera que el visitante pueda admirar,  en la planta baja, hermosas fotografías en blanco y negro de la autoría de Kurt Kestenholz, ciudadano suizo radicado en Vilcabamba  y  de Hernán Garrido;   ampliaciones de valiosos manuscritos del AHML y de fotografías antiguas, o acceder a algunos de los  libros editados por el AHML; y en la planta alta, ese singular muestrario de joyas y diseños de vestidos femeninos con motivos alusivos a la historia de la célebre cascarilla  o corteza lojana…

El acto de inauguración se inició a las 19 horas, con la presencia de un relativamente numeroso público dadas las circunstancias del tiempo atmosférico: frio y con llovizna. Y constó de tres cortas pero bien trazadas alocuciones: de Nancy Arpi, administradora  del Salón del Pueblo; Martín Sánchez Paredes,  director provincial de la CCE, núcleo del Azuay y de  José Carlos Arias, director del AHML, y del saludo cordial de  Rina Guamán, en representación de los artistas lojanos que diseñaron los vestidos femeninos y  Sofía Arias, talentosa orfebre lojana, que exhibió sus hermosas joyas en vitrinas.

En el acto no podía faltar el sabor lojano. Por eso, en el pequeño patio del Salón del Pueblo,  se sirvió,  a la amable concurrencia,  un café lojano calientito acompañado de zambates.

Pero, además de haber asistido al acto propiamente dicho, los amigos  que acompañamos a José Carlos Arias, el gran gestor del evento (María Elena Cevallos, Susana Álvarez, Oliva Jiménez,  Franklin Sánchez, Fabian Martínez y Numa Maldonado, miembros de la ANH- capítulo Loja y de Guardianes de la Memoria), tuvimos el gusto de saludar a antiguos amigos, en mi caso con Manuel Campoverde y David Sarango, y conocer al Crnel. retirado Aquiles Jimbo: los tres expresidentes de la Colonia lojana en Cuenca. Y  sentir, con emoción y complacencia, el tercer punto del Decálogo del AHML: “todo lo que hacemos genera un producto; todo lo que tenemos es multiusos, todo lo que sabemos lo compartimos”.