Las agresiones a la universidad ecuatoriana

César Correa

Las asignaciones presupuestarias para la Universidad ecuatoriana fueron drásticamente recortadas para el ejercicio económico de 2021 y para el 2022, en lugar de rectificar, el gobierno cumplió su objetivo de asfixiar más a las instituciones de educación superior, a las que les quitó unos 170 millones de dólares más. La Universidad Nacional de Loja este año tiene 4 millones de dólares menos para su funcionamiento en comparación con lo que se le asignó en 2021.

No podemos aceptar de ninguna manera la excusa de que el Estado carece de recursos económicos, porque la recaudación de impuestos se ha mantenido por encima de los 13.000 millones de dólares en todos y cada uno de los últimos 5 años de vida del Ecuador y el precio del petróleo se ha mantenido muy por encima de lo calculado. Y además se ha contratado cuantiosos préstamos internacionales, en tanto que con los despidos de unos cien mil empleados públicos se ha reducido notablemente el gasto en remuneraciones. 

Los ingresos del Estado en cada uno de los últimos 5 años han pasado de los 30.000 millones de dólares, mientras sus gastos han bajado por la supresión de puestos de trabajo y no se ha hecho ninguna inversión en obra pública. Es decir, se ha ahorrado mucho más de los 10.000 millones de dólares que se tiene guardados en un banco suizo. Fondos para financiar el crecimiento de las universidades y el mejoramiento de sus servicios existen en exceso.

Entonces, ¿por qué se está recortando las asignaciones para las universidades? Pues porque la intención real de Lasso es la de bajar la cantidad y la calidad de la enseñanza superior pública.  Para Lasso, el Ecuador está dedicando demasiados recursos económicos a las universidades y lo saludable es recortarlos. Con este criterio ninguna universidad ha podido crecer, ninguna ha adquirido mayor capacidad para poder recibir un número más elevado de alumnos. La oferta de matrícula universitaria está congelada y de esa manera es imposible establecer el libre ingreso a la educación superior.