Distributivo docente

Juan Luna

Quilanga, 15 de julio 2022

Al finalizar el año lectivo escolar, los directivos y docentes se preguntan por el distributivo docente del nuevo año. Preguntas van y vienen ¿qué asignaturas me pondrán, a qué grado iré a dar clases? ¿me pondrán a disponibilidad del distrito? Toda pregunta, por tanto, genera incertidumbre y puede interrumpir el normal desarrollo de la convivencia.

Pero; ¿qué es en sí el distributivo docente?  Es la carga horaria del docente debidamente establecido por ley, fruto de un nombramiento que le hace acreedor o acreedora a un horario de clases que debe ser cumplido con fidelidad y coherencia para que el proceso de enseñan-aprendizaje sea garantizado, no solo el cumplimiento de las horas clases, sino que esté orientado a un proceso de vida.

Elaborar el distributivo consiste en repartir, entregar a cada uno de los docentes lo que le corresponde, considerando aspectos como: título profesional, acción de personal de nombramiento, contrato y sus funciones asignadas, desempeño profesional y un conjunto de habilidades y competencias personales y que están establecidos en los documentos ministeriales.

La construcción del distributivo debe dar respuestas a principios y valores como la equidad, justicia, solidaridad, alternancia, liderazgo y sentido de pertenencia, para justipreciar el esfuerzo docente en su profesionalismo y ética.

Quienes elaboran el distributivo deben también dar respuestas a un proceso de construcción participativa donde todos los colegas sean escuchados y manifiesten sus inquietudes y aspiraciones, así se estaría garantizando calidad y calidez durante el proceso de enseñanza-aprendizaje de los estudiantes y un desempeño profesional docente efectivo y eficiente

La consulta, junto al diálogo ameno y sincero no debe faltar en la comisión y de igual forma con los docentes para asignar las funciones y responsabilidades considerando la parte humana y sus habilidades de trabajo con niños, adolescentes o jóvenes. El título profesional no siempre garantiza capacidad para compartir conocimientos, de allí la importancia, de ser críticos y reflexivos para desterrar preferencias y animadversiones para abrir un espacio a la objetividad, calidad y transparencia que precautelen la convivencia armónica.

Juntos a estos valores y principios recomendados, el distributivo debe responder a procesos de socialización individual y colectiva en organismos como la Junta Académica para posteriormente la autoridad poner en ejecución el instrumento de trabajo, de acuerdo a los lineamientos que regulan el desempeño profesional docente, el horario de la labor educativa y los medios de verificación de las actividades docentes.

Construida la herramienta de trabajo se debe velar por su cumplimiento, de allí, la necesidad que la comisión durante el año lectivo de seguimiento y acompañamiento para garantizar en los centros educativos justicia, inclusión, integración, creatividad y el desarrollo de la inteligencia en los niños, niñas y adolescentes y un buen desempeño profesional con capacidad y liderazgo y sea realmente la educación holística.

Finalmente, la labor docente encomendada en su carga horaria tiene que ser eficiente y de calidad en la gestión pedagógica, en las actividades de gestión administrativa, en las actividades de convivencia, participación escolar y cooperación y garantizar la seguridad escolar.

Buen viento y buena marea para los docentes que construyen un equipo de trabajo colaborativo y participativo.