El Señor del Buen Suceso

Dr. Francisco Ludeña León

En el Santuario del Señor del Buen Suceso, entre dos naves con detalles góticos pronunciados y un moderno mural de la ciudad de Gonzanamá, se ubica el Altar Mayor, lugar consagrado a la imagen del Señor del Buen Suceso.

La historia narra que la sagrada imagen fue tallada por Diego de Robles y traída por Padres Dominicos que sirvieron en su época a la Doctrina de Santo Domingo de Guzmán de Gonzanamá, a fines del siglo XVI.

Archivos, encontrados por acuciosos ciudadanos que han escudriñado la cultura gonzanameña aseveran la existencia de la parroquia eclesiástica de Gonzanamá, a partir del año 1675. En este histórico archivo, se conservan escritos muy antiguos que registran la existencia de Sacerdotes Dominicos que presidieron la administración en la parroquia eclesiástica de Santo Domingo Guzmán de Gonzanamá.

El 20 de agosto, se celebra con mucha alegría y fe religiosa la fiesta del “Señor del Buen Suceso», este tradicional acto se inicia en el Santuario con la concurrida novena dedicada al Patrono del lugar, con presencia de propios y extraños.

El 18 de agosto, con la participación de «Santos Varones» se da inicio a la tradicional  “Bajada del Señor del Buen Suceso”, a un sitio destinado para que presida un nutrido programa religioso elaborado en su honor. Día muy concurrido, los sacerdotes presentan actos de profunda meditación y fe en horas de la tarde (13h00) con la presencia de católicos de diferentes Asociaciones y Colonias de Gonzanameños residentes en otras ciudades del país y pueblo en general.

El 19 de agosto, se celebra las tradicionales «vísperas de fiesta» muy concurridas por turistas, comerciantes, devotos y priostes (católicos y voluntarios organizados que radican en diferentes ciudades del país y en el exterior).

La comisión de priostes encargada, en coordinación con las autoridades eclesiásticas (párrocos del lugar) están a cargo del financiamiento y programación de las diversas actividades (misas procesiones, castillos adornados con fuegos artificiales, la tradicional «vaca loca», “canelas” y eventos artísticos-culturales) que se desarrollan antes y en el propio día de celebración el 20 de Agosto, dedicado a honrar la imagen del Señor del Buen Suceso. (I).