Los meses más fiesteros

Luis Pineda

De acuerdo a las costumbres de cada familia, sector social y/o población existen meses donde las fiestas familiares, religiosas, cívicas, sociales suceden unas tras otras, especialmente en algunos meses de cada año, a tal punto que numerosas personas o familias, cuando hay que realizar algún gasto, dicen “tenemos que ahorrar o pedir un préstamo para…”

Los lojanos, a más de las fiestas familiares, tenemos tres meses de fiestas relacionadas con nuestra cultura:

En agosto: las vacaciones estudiantiles y, a veces, de trabajo. A ello las fiestas y romerías en honor a Nuestra Señora de El Cisne, desde los primeros días de agosto hasta el 15 que es la fiesta principal en El Cisne, donde reúnen miles de romeriantes tanto de las diversas provincias de Ecuador, como de otros países. Luego, a partir del 17 la peregrinación de la Churonita hacia la ciudad de Loja, donde llega el 20 y permanece hasta el 01 de noviembre.

Septiembre: siguen las fiestas en honor a la Virgen de El Cisne, al mismo tiempo que se realiza la Feria Internacional que reúne a decenas de comerciantes de diversas provincias y con una variedad significativa de productos: alimentos, ropa, zapatos, artesanías y una diversidad de golosinas.

Noviembre: se inicia el primero, con el retorno de la sagrada imagen de la Virgen deEl Cisne; la fiesta de todos los Santos y las respectivas golosinas; la conmemoración de los difuntos y las ceremonias religiosas que realizan en templos y cementerios. Finalmente, las celebraciones cívicas por la Independencia y el Festival de las Artes que reúne artistas y público de diversos países del mundo.

Es importante, para los lojanos conocer y valorar nuestra identidad cultural, de la cual son piezas importantes las festividades enunciadas, para con alegría, pasión y civismo cantar:

“Saludemos el nombre bendito/de la Patria en cantar soberano;/gloria a Loja; procure el lojano/
al impulso filial del amor.

Fomentemos las artes, la industria;/el saber tenga aquí su morada;/y la frente en sudor empapada,/ sólo sepa inclinarse ante Dios”.

Gloria a Loja procure el lojano, al impulso filial del amor.