Columna de la historia lojana

El 12 de octubre de 1882, desde la Jefatura Política del cantón Loja se publica en un bando que los arrendatarios de los ejidos principales, que son especialmente indígenas, abandonen sus posesiones. No teniendo cómo pagar los arriendos, se van los únicos jornaleros que prestan los servicios a los hacendados.(Archivo Histórico).