Relleno sanitario, “una bomba de tiempo”

Quienes viven en sectores colindantes al Centro de Gestión Integral de Residuos Sólidos, conocido como Relleno Sanitario, muestran su malestar por los malos olores que tienen que soportar a diario. Mientras tanto, la propuesta de reubicación de este espacio permanece estancada.

Molestos y decepcionados, se encuentran los moradores de la parte suroccidental de la ciudad de Loja, en el sector Chontacruz- Punzara, Vía de Integración Barrial, por donde se ubica el relleno sanitario. Todos los días deben soportar los fuertes olores que atentan contra su salud.

 Las redes sociales sirven de plataforma para exponer la serie de quejas ciudadanas, solicitando una intervención de forma urgente.

Denuncias

Algunos moradores de sectores cercanos, en diálogo con Diario Crónica, indicaron que la situación es preocupante e intolerable.

“Los niños y jóvenes son los más perjudicados y propensos a las enfermedades”, dijo María Poma Espinosa, quien vive por Punzara.

De igual, forma Juan Rogelio Medina, indicó que desde hace algunos meses la “situación se volvió más crítica”.

Denuncias como estas se replican con frecuencia, mediante llamadas telefónicas, en emisoras de la localidad.

Panorama

El relleno sanitario del cantón Loja, fue construido en los años 1996 y 1997.

De forma mensual se generan, alrededor de 2.880 toneladas de desperdicios orgánicos, (60%); mientras que inorgánicos, 1.920 (40%). A ello hay que sumar los desechos biopeligrosos que provienen de las casas de salud públicas y privadas.

Según el vicealcalde del cantón, Daniel Agustín Delgado, hasta la fecha no hay nada concreto respecto a la reubicación.

Estudios

En reiteradas ocasiones han existido solicitudes para que la administración municipal realice los estudios que permitan buscar el sitio más idóneo para efectuar el cambio de locación.  

Incluso consta en la Ley, destinarse espacios apropiados para la disposición final de los residuos y garantizar la calidad de vida de los habitantes, concluyó. (I).

DATO

El relleno sanitario del cantón Loja, fue construido en los años 1996 y 1997.