“Sin ahogarse en el vaso de agua”

SABEL

En una comuna de ranas acostumbradas a vivir cómodamente en las lagunas que se formaban con la lluvia, hubo un tiempo que azotó la sequía. No había lagunas, charcos ni estanques, todo estaba árido y las saltarinas se enfrentaban a la crisis del cambio.
Secas circunstancias que las puso en cuarentena, sin haber un ambiente digno, buscaron refugio en el prado, debajo de las sombrillas de los hongos o cerca de las rocas antiguas que saben más de la vida.

Continúa leyendo ““Sin ahogarse en el vaso de agua””