Hoteles afectados por la pandemia

Hoteles y hostales a punto de la quiebra por falta de turismo.

El sector turístico, a nivel nacional, ha tenido bajas en su economía debido al cierre permanente de varios establecimientos. Otros han realizado refinanciamientos y reducción de personal a causa de la crisis sanitaria provocado por la pandemia de COVID-19.

Según la Federación Hotelera del Ecuador, AHOTEC, aproximadamente un 17% de los hoteles permanecen abiertos y la gran mayoría de hosterías cerradas. Los pocos establecimientos que han abierto con el cambio de semáforo reactivan sus actividades.

El Ministerio de Turismo, asegura que antes de la pandemia había 477.380 empleados vinculados al alojamiento, bares y restaurantes, sin embargo, con el transcurso de la pandemia estos establecimientos tienen que tomar medidas drásticas debido a que no existe demanda y, por ende, su economía ha decaído; dejando como consecuencia el recorte de personal y reducción de salarios.

Leonidas Tello Cano, propietario del Hotel Bombuscaro en la ciudad de Loja, comenta que la crisis ha causado bajas en toda la economía a nivel nacional, por ende, tanto hoteles, hostales y hosterías no reciben clientes como antes, por eso han tomado medidas drásticas para reducir los gastos. Tello Cano no ve mucha esperanza en los hoteles de la ciudad ya que la gente aún mantiene el pánico por la situación, reduciendo así la cantidad de turistas.

Frente a la crisis, Leonidas, plantea una solución que servirá para reactivar la economía en el sector del turismo. “Una solución para reactivar la economía y ayudar a la gente que está en completo estrés son las hosterías en Vilcabamba, ya que al ser instalaciones abiertas y en un lugar cálido, serían el lugar idóneo después del confinamiento para que la gente se relaje, y pueda disfrutar de diversas actividades como yoga, hidromasajes, entre otros. Gracias a las propiedades campestres que tiene esta zona ayudará a obtener más defensas frente a COVID-19”. También señala que esta propuesta de apoyar a las hosterías debería ser conversada con las autoridades del Municipio de Loja, GAD Parroquial y otras instituciones para así poder mejorar la salud de las personas y aumentar los ingresos.

Por otro lado, Alex Naula, extrabajador de una hostería de Vilcabamba menciona que perdió su trabajo a mediados de la pandemia ya que, al no haber actividad turística, el lugar donde laboraba tuvo una crisis financiera, a causa de eso tuvieron que recortar personal. Naula, también comenta que recibió la remuneración en dos pagos de todos los servicios prestados y no se siente muy afectado debido a que es un hombre soltero y está aun guardando cuarentena hasta encontrar un nuevo trabajo.

Los hoteles y hosterías aún no reactivan sus puertas completamente al público y no existe la demanda turística, pero frente a ello se establecen soluciones que mejorarán la salud de las personas y se puedan reactivar los ingresos de los locales cuando termine el confinamiento. (I) (JAG).