Prímula

Alfonso Palacios Cueva

La prímula es planta herbácea que alcanza hasta dos palmos de altura, es originaria de los prados y bosques húmedos de Europa y las subespecies existen también en centro y Sudamérica. Crece de manera vernacular entre otras plantas de chaparral. Se fecunda en suelos de contenido calcáreo y con humedad permanente de raíces diminutas pero muy arraigadas al suelo, su tallo es sinuoso, hebroso y cubierto de una fina felpa para protegerse de los insectos depredadores; sus hojas son acorazonadas , verdes en el haz y un blanco oscuro en el envés las que aparecen del medio tallo hacia arriba para dar lugar a la floración que se produce cada tres meses; sus flores son de color amarillo intenso y fructifican semillas diminutas de color mostaza. Es planta que se puede identificar de entre el matorral de otras plantas por sus flores amarillas y fragantes que la identifican.


La prímula pertenece a la especie de los ANTÓFITOS y a la familia de las PRIMULÁCEAS. Su nombre científico es Prímula veris L.

La composición química de la prímula es la siguiente: saponinas triperpénicas, glucósidos fenólicos, aceite esencial y alcanfor de prímula. Las flores contienen saponocidos y flavonoides. Esta planta esencialmente es de contenido aromático y puede ser utilizada como un componente para la preparación de bebidas para ayudarse en problemas congestivos del sistema respiratorio superior.

Como remedio natural se puede utilizar la planta entera con raíz tallos hojas y flores hasta por cien gramos por litro de agua en ebullición. Puede también ser utilizada la planta disecada en polvo o tintura para lo cual se puede poner en maceración 300 gramos de toda la planta picada en trocitos y mezclada en un litro de vino blanco para dejar en maceración por treinta días de cuya bebida o licor de prímula podrían servirse una copa con agua tibia cada cuatro horas para ayudarse como expectorante en casos de tos seca o tos improductiva y hasta en proceso asmáticos, de la forma antes indicada es un excelente expectorante, mejorando la calidad de vida de los pacientes aquejados por enfermedades respiratorias.

Para una buena tisana pectoral de prímula se puede preparar veinte gramos de la planta, más diez gramos de anís verde, diez gramos de semillas de hinojo, diez gramos de semilla de tusilago, todas estas plantas hervidas por cinco minutos en un litro de agua, su contenido o infusión podría tomarse cada cuatro horas durante el día para prevenir y para bajar la incidencia viral de la gripe y resfrío común.