Para sobrevivir por coronavirus: 3.000 dólares es el costo de respirar por día

Aglomeraciones de personas, comercios informales sin control y la gran libertad de lojanos al desplazarse por la castellana sin las medidas de bioseguridad necesarias, produce que los más vulnerables se contagien fácilmente de la COVID-19. Las casas de salud tanto públicas como privadas son las que acogen a los contagiados, pero se encuentran saturadas de estos pacientes y poco a poco los insumos médicos se agotan.

Registros de casos

Hospital General Isidro Ayora de Loja acoge 12 pacientes en UCI y 9 pacientes estables.

Según datos recolectados al 26 de julio de 2020 del Ministerio de Salud Pública (MSP), en la provincia de Loja se han registrado 2.193 casos positivos de COVID-19; y, 3.620 personas en cerco epidemiológico, es decir, aquellas que han estado en contacto con los contagiados y se encuentran en vigilancia sanitaria.

Desde el 19 de marzo hasta la fecha los casos han ido aumentando de manera preocupante pasando de 2 a 70 nuevos casos positivos por día el 26 de julio. El más crítico fue el 21 de julio, en que se reportaron 110 casos nuevos solamente ese día.

El género diagnosticado con más frecuencia es el masculino y la edad con más contagio es de 20 a 49 años (63%) según los datos estadísticos, debido a que estos salen a trabajar, realizan actividades deportivas en canchas clandestinas y frecuentemente tienen reuniones con amigos y no respetan adecuadamente las normas de bioseguridad.

Salas de clínicas que acogen pacientes con coronavirus.

Costos

La mayor parte de personas que se contagian con COVID-19 no requieren hospitalización, un 20% sí lo requiere, de estos un 5% ingresa a la Unidad de Cuidados Intensivos ‘UCI’ (estado grave).

Los pacientes en estado grave, jóvenes o adultos mayores, deben enfrentarse a los altos costos que tiene una UCI. Los precios en un hospital o clínica privada de Loja van entre USD 1.300 a USD 3.000 por día dependiendo de los tratamientos especiales y tanques de oxígeno que requiera; los precios pueden aumentar dependiendo de la gravedad del paciente y de si está intubado o no. No solamente son los gastos de UCI que deben solventar, existen otros como la prueba de COVID-19 y gastos de varios insumos médicos. Un paciente de COVID-19 podría llegar a pagar más de USD 50.000 en una clínica privada. En el sector público esos costos los asume el Estado.

Los costos que los ciudadanos enfrentan no solamente son de UCI, también son exámenes que deben hacerse. Un especialista en Neumología quien atiende entre 15 a 20 pacientes diarios con síntomas de esta enfermedad, comentó que una prueba rápida oscila entre USD 35 a USD 40, sin embargo, esta puede fallar si se realiza antes que se cumplan los 12 días de haberse contagiado ya que el cuerpo no produce las inmunoglobulinas de defensa y esto no descarta el cuadro de contagio, por ello recomienda hacer a sus pacientes una prueba más exhaustiva la cual consta de un examen de sangre especial, radiografía de tórax, entre otros. “Una vez que se diagnostica al paciente en la clínica se envía al subcentro de salud más cercano para que este sea el encargado de hacer el cerco epidemiológico y el hisopado a los demás contactos del paciente” agregó.

Fallecimiento

Entre un 40% y 60% de pacientes que ingresan en UCI y son intubados, no salen con vida. Cuando fallece un familiar y no se cuenta con un seguro se debe cancelar por la sepultura que va desde los USD 600 en adelante según las necesidades del cliente, comentó la administradora de una funeraria en Loja. Mencionó también que, entre el mes de abril y mayo, de entre 10 fallecidos, 2 eran debido a COVID-19. A partir de mayo hasta la fecha, de cada 10, 6 fallecieron por COVID-19 cada semana. “Cuando una persona fallece por coronavirus se lo entierra enseguida. Al siguiente día se hace una ceremonia con un máximo de 4 familiares y se transmite por Facebook y Zoom” resalta.

Sala de velación

Consecuencias

El Hospital Isidro Ayora mantiene 12 pacientes en UCI y 9 estables. El Hospital Manuel Ygnacio Monteros (IESS) cuenta con 11 en UCI y 21 pacientes estables, sin embargo, las casas de salud al tener demasiados pacientes en estados de gravedad y no contar con más camas de cuidados especiales los suministros médicos terminan agotándose. Según datos del Hospital Isidro Ayora, dicha casa de salud cuenta con un presupuesto de 600 mil dólares de los cuales tiene invertido 300 mil en medicamentos.

Un ciudadano comenta que la dificultad más grande de portar coronavirus y utilizar un respirador es no tener la esperanza de sobrevivir o quedar con daños permanentes en la salud. Añadió que su primo falleció la semana pasada, sin embargo, gracias al IESS no tuvieron que pagar una casa de salud privada. “Pensaba que iba a resistir la enfermedad, tenía 30 años y se mantenía en aislamiento, pero solo se fue a dormir y al siguiente día ya nos encontramos con la mala noticia de su deceso”.

Calles de Loja con aglomeración ciudadana.

Los contagios aumentan significativamente en la ciudad de Loja y las personas no toman conciencia de lo importante que es mantener las medidas de bioseguridad y salir de su domicilio solamente si es necesario. Los costos para mantener un contagiado en un centro de salud privado son inaccesibles para las personas con bajos recursos por ello los especialistas médicos hacen un llamado a tomar conciencia. (I). (JAG).

Estadísticas de casos COVID-19 en la provincia de Loja, al 26 de julio.