Plan de acción y contingencia sanitaria para la provincia de Loja

Juan Pablo Samaniego Valle

Uno de los cometidos más importantes de este artículo es trabajar con usted ciudadano para desarrollar estrategias que nos permitan resistir en esta crisis económica y sanitaria, tengamos pues en cuenta las siguientes sugerencias como punto de partida para lograrlo. Por encima de todo, somos ciudadanos corresponsables con la sociedad demostrando competencia, confianza, voluntad al cuidarse y cuidar de los demás, al mantener el distanciamiento social al menos de dos metros, adoptando medidas de higiene respiratoria, mejorando los hábitos saludables, específicamente en el cuidado y asepsia al lavarse las manos y uso de cubrebocas, al garantizar seguridad y protección en el convivir responsable para reducir la propagación viral, conforme protocolos de bioseguridad y guías de cuidados de transmisión del virus de la COVID-19.

Es vital, por lo tanto, establecer una comunicación asertiva de sus protocolos de bioseguridad y riesgo inminente en el que nos encontramos por esta emergencia sanitaria; por supuesto, van a existir dificultades, resistencias y obstáculos en los protocolos formales, cuyo éxito dependerá de la propia responsabilidad de los ciudadanos, que puedan tomar consciencia de las consecuencias al mantener políticas y normas de cuidado en la salud preventiva frente al virus, medidas paliativas que son necesarias cuyo beneficio conlleva la corresponsabilidad en la salud y vida de todos. La idea de que toda crisis lleva implícita una oportunidad, es válida en este momento de corresponsabilidad ciudadana ante el hostil COVID-19, hoy el ciudadano responsable es capaz de generar un impacto en su propia vida y en la comunidad en la que habita, pues posee una gran necesidad de logro, trabaja duramente, es eficiente y se da la oportunidad de pensar diferente, al crear un ambiente serio a su alrededor y saludable para este entorno que estamos viviendo.

Al hacer un análisis de la responsabilidad directa, repensemos como este virus incide en tus proyectos, emprendimientos, deportes, comida, reuniones sociales, eventos, aficiones o cualquier cosa que pueda conducir a una relación sostenible de una sociedad civil, más familiar, segura y cómoda. Más allá de la simple, buena y eficiente entrega de servicios de salud públicos y privados, dado el comportamiento de la población en la ciudad y provincia de Loja, hoy tenemos un coeficiente de transmisión viral mayor, por el levantamiento gradual de las restricciones para que varios sectores de la economía retomen vida productiva, con un plan de acción sanitario estático, sin lineamientos institucionales que integren las necesidades, expectativas y acciones de alcance, mecanismos de implementación y evaluación de la estrategia de corresponsabilidad.

A partir de lo anterior, toma relevancia el tema de acciones, normas y medidas existentes encaminadas a enfrentar a esta pandemia, articuladas en medidas de protección básicas, con estrategias, planes y operativización frente al COVID-19 para la seguridad sanitaria y equilibrio entre la vida laboral y familiar. Por ello, es necesario sensibilizar, formar y educar para promover esta estrategia de salud, en tanto es imprescindible repensar los tiempos para activar un plan; en efecto, todos podemos hacer algo nuevo cada día si nos lo proponemos al cuidar por la salud de nuestra familia (corresponsabilidad familiar), al prevenir, controlar y reducir la expansión del coronavirus. Esta visión social de lo que debe hacer una persona o ciudadano, determina el papel que ejerce dentro de su núcleo familiar, entonces, reflexionemos y escuchemos más que hablar, a nuestras autoridades sanitarias y definamos metas concretas sobre las que trabajar y sobre los plazos de tiempo que necesitará erradicar este virus para centrar esfuerzos y recursos durante un Plan Sanitario Provincial, en dónde exijamos un calendario de visitas de brigadas de salud y testeo masivo inteligente, cuya competencia es del Ministerio de Salud Pública y equipo intersectorial del gobierno, ciertamente la planificación, estrategia e incidencia del COE sea este nacional, provincial y cantonal, deberá ser acuciosa en sus directrices o lineamientos al establecer recursos de manera urgente a un Plan de Acción y Contingencia Sanitaria con Medidas de Control y Corresponsabilidad Ciudadana frente al virus de la COVID-19 para la Provincia de Loja.

Resulta interesante comprobar en este sentido, donde se aprecia a ciudadanos solidarios, inteligentes y con liderazgo en primera línea, provocando en las personas el deseo de cuidar y asegurar la vida, al tiempo que existen ciudadanos que cuidan la propiedad colectiva manteniendo normas y protocolos de bioseguridad para sobrevivir ante esta crisis de salud comunitaria, reto que nos hizo fuertes en el transcurso de estos meses y que hemos aprendido al evitar situaciones de contagio y riesgo. Es en este contexto surge la corresponsabilidad como una expresión libre y honesta de las experiencias vividas en una ciudad de altísimo intelecto y altruismo, lojanos sabemos caminar juntos y podemos llegar a ser un referente social.