Protección y restauración de las fuentes de agua en el cantón Loja

Fuente de agua

“Protección y restauración de las fuentes de agua, biodiversidad y servicios ambientales del cantón Loja a través de la creación y gestión de áreas de conservación municipal y uso sostenible” contempla el proyecto de la ordenanza aprobado en primera por el Municipio de Loja. Pretende que a nivel del cantón Loja se proteja y maneje adecuadamente las zonas de recarga hídrica cubriendo aproximadamente 30.000 hectáreas de estos ecosistemas frágiles.

Los bosques que protegen las cuencas de agua y los ecosistemas que existen en el cantón permiten que no haya incidencias mayores en el cambio climático. Con un manejo adecuado de conservación cantonal de estas fuentes se pueden evitar los deslizamientos de tierra, reducción de inundaciones, calidad y cantidad de agua para la ciudad de Loja.

Este proyecto nace en el 2019 a través de un conversatorio realizado entre las entidades de Naturaleza y Cultura Internacional, Fondo Regional del Agua y Fondo Ambiental (FORAGUA), varios concejales y técnicos, con la finalidad de mantener un cuidado de las fuentes hídricas de agua y zonas vulnerables en todo el cantón Loja.

Los estudios y reconocimiento de las zonas afectadas se realizaron en el período de un año y el martes 9 de junio del 2020 en la sesión ordinaria del Cabildo, tras un análisis se aprobó.

Diego Ramón, técnico municipal, mencionó que después de la aprobación de la ordenanza el proyecto está en la fase de socialización y recolección de comentarios y sugerencias de la ciudadanía. Hasta la fecha ya han socializado con las organizaciones de las parroquias noroccidentales del cantón. Además, acotó que se tiene planificado una serie de reuniones con los presidentes de las juntas parroquiales para esta semana, para que la aprobación en segunda instancia de la ordenanza recoja todas las inquietudes de los ciudadanos.

Ramón también señaló que no existe un costo para mantener vigente este proyecto, sin embargo, el rubro que establece la protección de microcuencas, cancelado en la planilla de agua potable que aportan los ciudadanos mensualmente que, al año es de USD 500.000 a USD 600.000; recursos que serán utilizados en la protección de estas áreas.
“Aspiramos a que esta ordenanza sea permanente y con el tiempo se pueda mejorar, pero que sea la base para centrar el sistema de conservación sostenible en el cantón “, añadió.

La calidad y cantidad de agua son tareas para mantener estas zonas protegidas, permitiendo tener una vida más saludable. Es por ello que existen sanciones para los ciudadanos que alteren y destruyan las zonas de conservación que van desde multas económicas hasta situaciones legales.(I)(JAG).