Pobreza ingrata

Efrén Sarango Palacios

La pobreza se ha colado
en el pueblo ecuatoriano,
más parece que salados
caminamos de la mano.
La pobreza es evidente
y se siente su patada
en la Costa, Sierra Oriente
y las Islas Encantadas.

La pobreza cada día
va instalándose en el agro,
a tal punto que mis tías
sobreviven de milagro.
La pobreza es resultante
de este pésimo gobierno,
que quisiera en este instante
empujarlo a los infiernos.

La pobreza va ganando
nuestra fuerza, nuestros bríos
y a su paso va dejando
mil estómagos vacíos.
La pobreza mis bonitos
es el caldo de cultivo
que conduce facilito
a los actos delictivos.

La pobreza con sus garras
va apretándome el guargüero,
al igual que a mi guitarra
cuando estrujo el clavijero.
La pobreza es denigrante
y nos priva de alegría,
es la nave a la deriva
sin un norte refrescante.

La pobreza es piedra dura
en estómagos con hambre,
es vagar sin triste fiambre
apretando coyunturas.
La pobreza es cachetada
para miles y millones
de esta patria de mirones,
y postura aletargada.

La pobreza es cruel afrenta
a la humana convivencia,
es la sombra a la decencia,
es vivir debiendo renta.
A pesar de la pobreza
remontemos nuestro vuelo,
levantando la cabeza,
pero alzándonos el pelo.