Algo más que palabras: Ausencia de líderes que tiendan puentes

Víctor Córcoba Herrero

Al mundo le faltan liderazgos ejemplarizantes, vidas humildes entregadas a tender puentes entre análogos, guías coherentes entre lo que dicen y hacen, dirigentes claros dispuestos a servir, no a servirse de su posición de privilegio, puesto que la diversidad de opiniones, siempre nos ayuda a ver más allá de nuestros propios ojos, máxime en una época con tantas dificultades, pues junto a la pandemia, hay un crecimiento violento que nos desborda, un discurso racista que discrimina, con un impacto tremendo que repele por su abecedario de odios y venganzas. Esta dramática situación, cuestiona muchas certezas y pone muchos interrogantes, en nuestro hacer viviente.

Quizás, lo prioritario, sea orientar nuestra propia vida de otro modo, gestionando las cosas mejor, ayudados por gobernantes verdaderamente comprometidos, que es lo correcto, con ese bien colectivo, al que todos tenemos el deber de cooperar y el derecho también a poder disfrutarlo.

Indudablemente, la ausencia de líderes auténticos entregados a un esfuerzo convergente para relanzar ese espíritu que nos fraternice, hace que tampoco avancemos para despojarnos de esta atmósfera mundana que no sabe escuchar el grito de los que sufren, ya sea por la pobreza, falta de empleo decente o miserias humanas vertidas, ni ver con el corazón que nuestro planeta está gravemente enfermo. Nos hemos convertido en piedras que nos tiramos unos a otros sin consideración alguna. Puede que tengamos que propiciar la gran revolución del donarse, ante tantas dictaduras de poder que se apoderan hasta del aire que respiramos, adueñándose de nuestro destino. La solidaridad ha de ser ese vínculo que nos fraternice a las personas de todas las naciones y todas lenguas. No hay viaducto mejor que ese lazo solidario que implica por sí mismo respeto mutuo.

Ahora bien, por si solos jamás llegaremos a ningún sitio, tampoco la multitud por sí misma, requiere de un referente que le guie, ya que no hay mejor capital humano que trabajar fusionados, en idéntica dirección y con equivalente tesón, hacia un talante combativo. En efecto, ningún ser humano puede bajar la guardia en vida, necesitamos batallar por un mundo más habitable, perseguir la deforestación de nuestro entorno; y, hasta nosotros mismos, tener un envejecimiento saludable. Ojalá surjan nuevos liderazgos, con otro ánimo, más de entrega a los débiles. Los vamos a necesitar más que nunca. El mundo del trabajo se ve muy afectado por la pandemia mundial del virus, sus perturbaciones a nivel económico y social están poniendo en peligro los medios de vida dignos, así como el bienestar de millones de personas. Ojalá surjan nuevos ejecutores más equitativos, capaces de perseverar en la lucha, rebelándose contra poderes corruptos y sepan interpretar la realidad con mesura y libertad, pues ese es el punto que necesitamos para proseguir el andar como linaje.