La cohesión social

Un urgente convenio social en el Ecuador se debe dar para aprovechar las oportunidades que brinda la globalización.

El logro de esta meta exige tasas de crecimiento altas y sostenidas; políticas públicas eficientes para reducir las desigualdades, las brechas educacionales y los problemas de empleo; cuantiosas inversiones en educación, ciencia y tecnología; la transición a una sociedad meritocrática, respetuosa de la diversidad, y el abandono de viejas prácticas de discriminación.

La cohesión social se refiere al grado de integración de las personas a una determinada sociedad. Cuanto más unida, solidaria y cohesionada esté, la convivencia entre sus integrantes será mucho más armónica y la democracia funcionará mejor. Talcott Parsons (1961). Manifiesta que la cohesión social depende no sólo de normas y valores que comparten las personas, sino también de la manera en la que están distribuidos los bienes materiales en la sociedad. Bajo su lógica, las sociedades con grandes desigualdades económicas no pueden lograr la anhelada cohesión social. (Durkheim, 2007). Consideraba que, en las sociedades modernas, la cohesión social depende de las normas, valores, ideas y creencias colectivas, así como de los vínculos sociales generados entre las personas que conforman una sociedad. (Tironi y Pérez, 2008: 381). Sostienen que la cohesión social es “la capacidad dinámica de una sociedad democrática para absorber el cambio y el conflicto social mediante una estructura legítima de distribución de recursos materiales y simbólicos, tanto a nivel socioeconómico, sociopolítico, y sociocultural, a través de la acción combinada de los mecanismos de asignación del Estado, del mercado, de la sociedad civil, de la familia y de otras redes sociales”. La CEPAL introdujo este concepto en América Latina como parte de un esfuerzo de cooperación internacional. La idea era que la introducción del concepto contribuya a acelerar el proceso de inclusión y desarrollo, tomando en cuenta el alto nivel de pobreza y de desigualdad social. La cohesión social se puede entender, entonces: Como el nivel de inclusión social así como también las percepciones y actitudes ciudadanas acerca de ésta. En otras palabras, tiene que ver con la existencia de relaciones sociales basadas en la igualdad, solidaridad y diversidad, con la aceptación del sistema político y de su capacidad de generar condiciones adecuadas para el desarrollo de las personas; Como el grado de la aceptación, confianza y sentido de pertenencia de las personas respecto de la comunidad en la que viven, los valores que ésta tiene y de las reglas bajo las cuales opera. Y, como un fin y un medio. Es el objetivo de los Estados, el tratar de garantizar que todas las personas se sientan como agentes activos y participantes de la sociedad, a través de las contribuciones que realizan y de los beneficios que obtienen. Es un medio, porque se refiere a la adopción de políticas públicas encaminadas a crear condiciones sociales, económicas, políticas y culturales en las cuales las personas apoyan a la democracia, confían en las instituciones, participan en los procesos deliberativos, desarrollan un sentimiento de pertenencia a la comunidad y de solidaridad con quienes pertenecen a grupos en situación de vulnerabilidad. La cohesión social se puede medir de diferentes maneras y estrategias metodológicas. Una estrategia muy usada para medirle es a partir de analizar la igualdad de acceso a los derechos, la dignidad y el reconocimiento de la diversidad, la autonomía y desarrollo de las personas y la participación y colaboración que hacen con la sociedad.

En algunos países a la cohesión social la miden con indicadores socioeconómicos a través de dimensiones como: el coeficiente de Gini, la brecha en el nivel de ingresos, el grado de polarización y el índice de percepción que la gente tiene respecto a sus vínculos sociales.