“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

Rafael Riofrío

Los docentes nos situamos según la realidad histórica que nos toca vivir, de acuerdo a nuestras experiencias sociales más que profesionales, eso es lo que define la ideología. Por eso, los docentes para defender la educación pública y reclamar sus derechos y los del pueblo, seguirán actuando en sus escenarios naturales, las calles y plazas.

Cuando un profesor decide serlo, lo hace con una profunda vocación de solidaridad con la niñez y la sociedad. Siempre convencido de que la patria nueva, esa patria equitativa y solidaria, se construirá solamente con hombres y mujeres libres, pensantes y profundamente críticos de la realidad. Los maestros que llenos de valor ante las injusticias sociales “les hierve la sangre de indignación”, exigen un trato digno de las autoridades, porque la sociedad sabe que la tarea docente aunque a veces pase desapercibida, la ejercemos recreando en la niñez y adolescencia: dignidad, conocimiento, reflexión y crítica para la emancipación de las personas y contribuir al desarrollo socio económico de la provincia y la región.

El 31 de agosto, para 67 docentes ha concluido un largo trajinar por las aulas, han pasado más de treinta años de enseñanza y aprendizajes, de experiencias y experticias, de lucha y unidad en las filas del magisterio, junto a la Gloriosa UNE. Hemos sido notificados con la jubilación, culmina otra etapa. ¿Cómo encontrar las palabras justas que expresen nuestro cariño y reconocimiento a estudiantes, padres de familia y compañeros? Es difícil…, no se puede ocultar la nostalgia que se experimenta, nostalgia propia de la separación de los seres por los cuales se siente sincero afecto, pero a la vez corre una indecible sensación de complacencia por las muestras de aprecio y amistad que durante ese trajinar fuimos recibiendo de buena parte de la sociedad.

Paulo Freire expresó que las principales obligaciones de los docentes son “el compromiso ético y político, solo así es posible potenciar conocimientos, actitudes y valores que permitan el desarrollo de los estudiantes como sujetos políticos con posibilidades de pensar, actuar e incidir en la transformación de su realidad a través de la participación activa en sus contextos”. De allí que a los docentes activos y jubilados, corresponda mantenerse movilizados alrededor de su gremio, la UNE, solo así se conseguirán nuevas victorias y que se haga justicia, en especial los derechos de los jubilados han estado una y otra vez postergados socialmente. Hay compañeros que desde el 2008 aún no reciben el incentivo de jubilación, muchos de ellos fallecieron sin haber recibido lo que pudo salvarles la vida o ayudarles a morir con dignidad.

Nos vamos convencidos de que nuestros compañeros y compañeras tienen la capacidad y la decisión para continuar engrandeciendo al magisterio lojano y ecuatoriano, para continuar forjando la unidad en las filas de la Unión Nacional de Educadores, gremio que por más de setenta años acompaña a los docentes y defiende la educación pública, laica y gratuita. Recuerden, “caminante no hay camino, se hace camino al andar…”