Almacenes de uniformes al borde de la quiebra

Uniformes no son adquiridos por la ciudadanía, por ende, hay promociones.

La pandemia hizo que la enseñanza de los estudiantes de escuelas y colegios sea virtual, lo cual provocó que ya no utilicen uniformes, esto llevó a que los almacenes de venta de estas prendas de vestir estén prácticamente en la quiebra, ya que nadie les compra. Hay ofertas para tratar de expenderlos.

Situación

Uniformes de parada y deportivos cada día son exhibidos en las afueras de los almacenes para tratar de venderlos, sin embargo, nadie los quiera adquirir a pesar que hay ofertas, por ejemplo, uno de educación física que antes costaba entre USD 25 y USD 30 ahora tiene un valor de USD 15.
Octavio Vélez, propietario de Deportivo Vélez, expresó que en su almacén hay uniformes de todas las unidades educativas de la localidad, pero no se vende, razón por la cual no tiene ni trabajadores.

Desde el inicio de clases, la venta de uniformes no supera ni el 1%, es decir, que a la semana no venden 1, sino una chompa, polines o pantalonetas.
“Pero lo peor es que algunos centros educativos han cambiado de prendas de vestir, por ejemplo, la Unidad Educativa Fiscomisional Daniel Álvarez Burneo. Para mantener en pie los almacenes estamos rematando la mercadería. Además, les obligan a comprar en un sitio donde las unidades educativas han hecho convenios, perjudicando al resto de comerciantes”, dijo.

Por su parte, Camilo Cedeño, propietario del almacén Britany, indicó que en su caso lleva dos meses abierto el local y apenas ha vendido 3 uniformes, mientras tanto el resto de mercadería está guardado hasta que vuelvan las clases presenciales y tratar de expenderlos. Actualmente lo que más compran es ropa de educación física, pero en un mínimo porcentaje.
“Hemos invertido mucho dinero en la adquisición de tela para la elaboración de uniformes, pero no se venden, pese a que hay ofertas”, añadió.

El sector del calzado también ha sentido un fuerte impacto por no existir clases presenciales, sus ventas han bajado un 60%, así lo añadió Kléver Campoverde.

“En época de clases presenciales era el tiempo donde más vendíamos, pero actualmente calzado para ser utilizados en las unidades educativas ni siquiera preguntan, sino más bien compran deportivos o casu6620ales modernos”, destacó.(I).(FJC).