Presencia de UNE, antena radial del magisterio

Rafael Riofrío

La Unión Nacional de Educadores – UNE, como es de vuestro conocimiento, nace en agosto de 1944. La historia de unidad y lucha se resume en la defensa de la educación pública, laica y gratuita para la niñez y juventud; así como en la defensa de las causas sociales de los pobladores y pueblos que luchan por un futuro mejor.

Conocido es también, el programa radial “Presencia de UNE” que se transmite todos los domingos por radio Luz y Vida de la ciudad de Loja. El programa radial se ha convertido en una alternativa informativa, en una cartelera abierta e interactiva del magisterio lojano.

Presencia de UNE, es un medio de expresión, debate, difusión de noticias y denuncia de actos de corrupción. En su espacio radial ha roto el cerco mediático impuesto por los medios de comunicación públicos y privados, que limitan y manipulan el derecho a la libre expresión.

Desde el espacio radial, la UNE contribuye a la transformación de la sociedad, así como a la defensa y afianzamiento de las conquistas de los docentes; de los derechos humanos, económicos, sociales, culturales, civiles y políticos, negados por los gobiernos de turno y el sistema imperante.

En el programa radial los directivos del gremio no ocultan el carácter progresista de su nota editorial. Hasta antes de la declaratoria de emergencia por la pandemia de la Covid-19, Gilberth Granda, en su calidad de Presidente de UNE y Laurita Hidalgo conductora del programa, en el corto espacio de tiempo receptaban llamadas de los docentes y de la ciudadanía en las que se denotaba la libertad de expresión, procurando mantenerse abiertos al debate y a la diversidad de opiniones. Cada vez fueron mayores las demandas de los radioescuchas que desean intervenir, pero por la brevedad del tiempo, a veces no se puede dar paso a todos. Menos ahora, que el programa se trasmite de manera virtual.

Hay dificultades para el financiamiento del programa radial. Las hay porque ni la UNE ni el programa se someten a la lógica del capital, que busca sujetar las expresiones y las voces del magisterio al modelo comunicacional mercantilista, donde la “libertad de expresión” no es otra cosa que la libertad de sometimiento. Cooperativas, fundaciones, artesanos y pequeños comerciantes podrían colocar publicidad con lo cual apoyarían al programa radial, a la vez que llegarían con su mensaje de servicios a miles de personas cada domingo.

Como docente, podría apelar a las limitaciones de los bolsillos de mis compañeras y compañeros –y de hecho lo hago– para que realicen contribuciones económicas que permitan financiar el programa radial y otras actividades que el gremio lleva adelante en defensa de los maestros y de la educación pública. Prefiero hacer un llamado a todos los maestros lojanos para que a través de la reafiliación y afiliación a la Gloriosa UNE, la fortalezcamos pagando el aporte económico estatutario. Así, juntos marcharemos hacia nuevas conquistas y con orgullo podamos decir: ¡Soy Maestro, soy de la UNE!