La Navidad

“La Navidad se la disfruta en familia, se canta con amor en grupo y se celebra felizmente con todos quienes están en nuestro entorno, sin importar las diferencias”. María del Cisne Maldonado (2020). La Navidad nos bendice y une dándonos tareas para realizar como: compartir con los más pobres, cuidar al enfermo, dando unas palabras de paz al que sufre.

Con sólo dar un poquito de ti, puedes arreglar mucho la vida de otros. Ayudar a los demás sería el mejor regalo que le puedas brindar a Dios. Las flores se marchitan, las tarjetas cuando no las guardas se pierden, todos los presentes no agradan, las cartas se amarillenta con el tiempo. Es el momento para pensar en ofrecer algo que perdure para siempre, algo que tú posees y que muchas personas ya no lo tienen: Todos sabemos que la Navidad despierta una enorme alegría en los corazones de las personas, pero tal vez no nos hemos puesto a pensar el por qué sucede esto o qué cosas son realmente importantes durante esta celebración y que nos pueden llevar a experimentar una mayor felicidad.

Por fin veremos a nuestra familia reunida después de tanto tiempo y podremos olvidarnos de los rencores para disfrutar de un momento lleno de paz y felicidad. Una cena Navideña es mucho más que los elementos que la componen, es el amor de las manos que la prepararon y la alegría y el amor de quienes están reunidos, listos para disfrutarla. No olvidemos que el verdadero significado de la Navidad es celebrar el nacimiento del niño Jesús, así que cantemos y hagamos una oración en familia por tan hermosa llegada. Un abrazo, un “te quiero” “un perdón” se puede convertir en uno de los más lindos y especiales regalos que podemos entregar. La Navidad tiene el poder de hacernos olvidar de nuestros rencores, solucionar nuestras disputas y hacernos reconciliar con las personas que nos rodean.

Así como el niño Jesús nació en el centro de la humildad, nosotros no necesitamos de grandes riquezas para tener un feliz momento. La Navidad rompe con la rutina de nuestro diario vivir y nos enseña cuales son aquellas cosas que realmente importan en nuestras vidas. Durante su celebración este mundo se convierte en un lugar maravilloso, ideal para vivir felices y disfrutar con la compañía de las personas que más queremos y amamos. Recordemos que más hermoso que recibir es dar, por ello en esta Navidad compartamos lo mucho o lo poco que tengamos. Mi mayor deseo, es que en los hogares de todo el mundo reine la paz y la armonía y que no solo en la navidad, sino que a lo largo de todo el año os valorar el incomparable amor de Dios. Dejemos que la Navidad entre a nuestros corazones reviviendo nuestras esperanzas y llenándonos de ilusiones en un mejor mañana.